La Voz en el Desierto

Un Oasis en la Soledad

La Voz en el Desierto header image 2

Mi papá espiritual

November 27th, 2008 · 6 Comments

Hace algunas horas me encontré con mi papá espiritual, un encuentro muy breve, sólo un par de minutos. Un misionero que trabajó y que de varias formas sigue trabajando por llevar el evangelio a los Tarahumaras o Rarámuris (los de pies ligeros) en la sierra de Chihuahua.

Hace 20 años que reí y lloré de forma cristalina con su mensajes. Con esa empatía y humor agradable que le caracterizan nos hablaba de un Jesús bastante cercano, con un mensaje del evangelio al que anhelabamos conocer y recibir, y creí. Aunque ciertamente nunca tuvimos la apropiada relación que yo necesitaba en mi tierna edad, por las distancias, pero la huella que dejó en mi en ese breve tiempo hasta ahora permanece. Muchas cosas han pasado desde entonces, desde hace casi 20 años, el fue inhabilitado de la denominación en que estabamos por ‘desviarse de la doctrina’; después yo también me convertí, con las mejores intenciones, en una especie de ‘sicario’ de otros que, como el, rompían las formas definidas de lo que se suponía debía ser la iglesia, según nosotros.

Con el tiempo cada vez más nos damos cuenta del significado que tienen para nuestras vidas las diferentes personas que llegan y pasan en diferentes etapas y circunstancias. En cierta forma creo que podría deletrar con grandes detalles las mejores cosas que he recibido de las personas que considero haber aprendido mucho. Ciertamente no son precisamente aspectos doctrinales o de enseñanzas, sino aspectos que tienen que ver con la vida misma, aspectos de la cotidianeidad, de la forma en que ellos perciben el mundo y lo viven, y lo transmiten. La forma en que enfrentan dificultades y las sobrellevan. Aspectos que al final nos llevan a un discipulado más eficaz que el aprendizaje de un frío y rígido decálogo legal.

Espero que después de todo este tiempo podamos estrechar un poco más la relación a pesar de las distancias. Siempre he procurado ser una persona amistosa, pero por alguna razón, parece ser que a mis amigos se los lleva el viento. Siempre los dejaba ir sin más. Ahora procuro retenerlos a todos, siempre que se pueda. Pues es lo mejor. Aunque a veces nos fallemos mutuamente.

Estaré a la agradable expectativa, pues siempre se puede aprender de aquellos que esforzadamente nos trajeron la palabra de gracia que nos ha salvado, de las muchas formas en las que necesitamos ser salvados, por ese amor que supera completamente nuestro entendimiento.

Tags: AMIGOS · LAGRIMAS Y RISAS · REFLEXION · VIDAS

6 responses so far ↓

  • 1 Keila // Nov 27, 2008 at 10:00 am

    Me apropio de tus palabras: “Siempre los dejaba ir sin más. Ahora procuro retenerlos a todos”.
    Buen consejo. Deseo que así suceda con tu padre espiritual.

  • 2 Gusmar // Nov 27, 2008 at 10:19 am

    Me alegro por ti, sè el buen sabor que dejan esos reencuentros.Saludos.

  • 3 Betty // Nov 27, 2008 at 11:41 am

    Deseo que ese lazo vuelva a ser fuerte y aqui tienes un amiga pasajera en el frio norte. Muchos saludos amigo.

  • 4 Alejandro Vazquez // Nov 27, 2008 at 8:17 pm

    Keila! Gracias querida amiga, Sí y espero que así suceda con todos mis amigos!
    Saludos!

  • 5 Alejandro Vazquez // Nov 27, 2008 at 8:17 pm

    Hola Gusmar, Saludos, Gracias por alegrarte conmigo

  • 6 Alejandro Vazquez // Nov 27, 2008 at 8:18 pm

    Claro que sí, querida pasajera, el fuerte lazo también llega al frío norte.
    Saludos!

Deja un comentario