La Voz en el Desierto

Un Oasis en la Soledad

La Voz en el Desierto header image 2

Día de La Raza

October 16th, 2008 · 10 Comments

Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer, porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Gálatas 3:28

En estos días en que se recuerda la llegada de Colón a estas tierras en 1492 (no puedo decir ‘se conmemora’ porque no tardaría algún lector pirómano que incendie este blog con fines catárticos), cada vez resulta más patente la necesidad de aceptar la identidad (o las identidades) que tenemos los habitantes de las américas al Sur del Río Bravo.

Múltiples voces se levantan airadas expresando las ya conocidas, viejas y arquetípicas heridas colectivas que signaron nuestro pasado y dan significados pleno a los complejos del presente. El mosaico social de estas américas necesita ser valorado (quizá no puedo decir ‘revalorado’ por que no se ha valorado precisamente), identificando aquellos elementos que han nutrido la esencia de esta ‘nueva raza’ que emanó del continuo mestizaje, aquella a la que José Vasconelos denominó ‘La Quinta Raza’ o  ‘La Raza Cósmica’ no sin ciertos matices alegóricos y hasta utópicos. Si es que en cierto sentido la llamada ‘América Latina’ esta llegando a una etapa de singular madurez, la que indistintamente ya le resulta necesaria: Por lo que haríamos bien en empezar por aceptar la imposibilidad de cambiar los hechos concretos del pasado pues nos resultan inaccesibles, pero sí podemos resignificar su historia y con ello nuestro presente, desde ahí se podrán percibir los patrones negativos de nuestra bipolaridad, la que requiere una profunda terapia cognitiva. 

No desconozco los conceptos de los proponentes de la actual Hispanidad y su esencia falangista, por lo que también es necesario destrabar el ombligo de esos rudimentos que de tanto ser aborrecidos por algunos, más les lástiman.

Sería imposible encontrar en este sencillo post una fórmula o ‘la respuesta’ para sanear los males de siglos. Eso sería estúpidamente absurdamente reduccionista, sin duda. Pero es imperativo apuntar que mientras esa etapa de percibir el mundo en blanco-negro, víctima-victimarios no sea dejada atrás será difícil perderse de ese ciclo malsano que también es visceralmente reductivo y opresivo.

Tenemos múltiples identidades, estamos fragmentados. Nuestra identidad básica es el mestizaje, la mixtura de la ‘raza’, la mixtura de la religión, la mixtura ideológica , la mixtura étnica, entre otras. Somos un mosaico vivo y lleno de matices. La riqueza de nuestra naturaleza subyace en la multiplicidad. Es el signo para estos tiempos. Se aborrece la discriminación, pero al discriminar nuestros origenes nos discriminamos a nosotros mismos, nos denigramos absolutamente. Cuando en realidad podríamos, sencillamente, alegrarnos en nuestra diversidad.

Para empezar, quizá bastará el aproximarnos a la esencia de la gracia divina manifiesta al ser humano, en la cuál no hay distinción de razas, etnias, status social o género; entendernos como Dios nos ve, que somos aceptados como somos. Lo que es más, que somos amados tal cuál somos. Sin importar nuestros pasados, ni nuestros presentes. 

Desde ahí un atisbo de solución también es posible. En reconocer en el otro, no una, sino muchas razones para amarle y valorarlo, y en nosotros muchas formas de hacerlo y de expresar ese amor, o por lo menos esa aceptación. En cierta forma sólo es un poco, pero imposible de lograrlo sin El. 

En ese sentido, el evangélico latinoamericano, sufre tripolaridad, al considerar además el ingrediente de la fe en su propia identidad. Se ha hecho, pues, necesario trozar también ese ombligo de la mixtura religiosa con el cristianismo anglosajón, sin despreciar sin sentido lo que en esencia hemos recibido, pues tampoco nos fue impuesto, pero que a estas alturas, debiendo ser maduros, sin embargo, se sigue siendo párvulos. Todavía más cuando el movimiento evangélico avanza en rutas más distantes  de su esencia cada vez.

En estos tiempos de intolerancia, entonces, el creyente haría bien en enriquecer la verdad de la unidad de la fe, en la que no hay distinción de géneros, de etncas, de razas, de status social, y vivirla de un modo que resulte eficaz para ser transmitida. Difícil de verlo, sabiendo que la Escritura ha sido raptada como arma so pretexto de ser protegida y defendida. Cuando la fe y la Escritura no necesitan ese clase de ayuda, en absoluto.

 

Tags: ANALISIS · ARTICULOS · CULTURA · DIALOGOS LARVARIOS · INDIGENAS · MEXICO · REFLEXION · SOCIEDAD

10 responses so far ↓

  • 1 Monja // Oct 16, 2008 at 10:37 am

    Te agradezco muchísimo este artículo. Conciso, al grano, y profundo.

    Cuando leía a favor de valorar el mestizaje (qué palabra, Dios) más feliz me ponía y menos sola me sentía en la realidad de aceptar quienes somos, cómo somos, de quienes estamos hechos y cómo hemos reelaborado nosotros nuestras identidades partiendo de todos esos elementos.

    Es verdad que

    En Argentina con el tema aborigen (pobre gente que no se ha querido integrar o no le hemos permitido, y que ahora está mucho más violenta y resentida que en la época original) ha tenido una diferencia marcada con la historia de los países o regiones que estaban desde Bolivia hacia arriba en el mapa.

    Porque acá lo que se llama genocidio amerindio no fue algo que sucedió tal como por ejemplo en México, y en todas “las Indias”.

    Acá hemos tenido además un detallito: La Oligarquía.

    Julio Argentino Roca, sucesor de Valentín Alsina, -otro zorro, busca “zanja de Alsina” y encontrarás genocidio- hizo una política interior de guerra para “conquistar los desiertos” (que no estaban desiertos)

    Ejecuta una ofensiva con un ejército armado no ya con sables (no se cruzaban sable y lanza, sable y boleadoras) sino armado con fusiles a repetición ‘Remington’. Contra los indios. Los habitantes autóctonos. Las tierras después del paso español no estaban vacías. (Sin justificar el genocidio aquel).

    Las víctimas que ni siquiera eran consideradas víctimas. La sociedad (de bigotes grandes y retorcidos) de la época lo veía como un trabajo de limpieza por el cual se ‘recuperaba’ los millones de hectáreas de tierra, propiedad de los indios.

    De esas familias que darían historia a los terratenientes de este país, y de esa oligarquía subsecuente, de esas familia ricachonas, como los Lynch nació el Che Guevara. Y resulta que ahora los necrófilos del Che quieren hacernos creer que la conquista española es el origen de todos los males.
    Quieren hoy expropiar las tierras de los campesinos y quieren suprimir la oligarquía anterior a ellos e imponer la oligarquía de ellos: a eso le llaman liberación, y en nombre de Cristo.

    Es bueno, muy bueno repasar la Historia.
    Esos teólogos (Teología india) le llaman “martirio” a la muerte de los aborígenes, porque dicen que los mataban porque defendían sus diversas fe. Bueno, es linda una perspectiva romántica para hacer libros en este siglo con el material de los pobres muertos.

    No sé de qué vale recatalogarles la muerte, la cuestión es que los mataban, de a miles, y no fueron los españoles. Fuimos nosotros, aquí mismo, con las ideas revolucionarias nacidas en la propia tierra, sin la ayuda de ningún virrey al que usarlo de cordero expiatorio. Fueron los mismos argentinos.

    _______

    Me acordaba de http://monjaguerrillera.blogspot.com/2007/10/12-de-octubre-americoiberia.html

    Y bien por resolver seguir hacia delante, sin negar nuestra mezcla de raíces, que en definitiva no nos han hecho más que enriquecernos, estoy muy contenta con la multiplicidad cultural. Y nosotros no somos parte de ese racismo tan demoníaco que hay en Europa donde cada cual cuida en el espejo mañana tras mañana que ni un milímetro de rasgo facial se trastoque.

    Un gran abrazo

  • 2 Alejandro Vazquez // Oct 19, 2008 at 3:49 am

    Hola querida Gaby, yo te agradezco a ti tu compañía en estas reflexiones que siendo paradigmáticas a pocos interesan.
    Es cierto lo que dices, el papel de la oligarquía ha sido determinante en mantener un standard racial y racional bastante definido a través del genocidio, que lamentable.
    El Mestizaje debe ser valorado, hermosa palabra, sin duda. Y sin embargo, te he de decir que también ha sido llevada a derroteros extremistas de tintes eugenésicos.
    Aquí en México se desarrollaron políticas eugenésicas en los años 30’s para ‘estandarizar’ ideológicamente y biotipológicamente a todos los mexicanos después de la revolución mexicana con el fin de amalgamar y lograr una identidad nacionalista autóctona y el mestizaje se sublimo al extremo de considerar que el hibridaje de las diferentes razas daría lugar a una raza de características superiores y unn biotipología ‘mejorada’. A ello se le conoció también con la mestizofilia y en cierta forma se expresó a traves del movimiento indigenista y además bajo la influencia de artisas diversos. Por ejemplo Diego Rivera.
    Sin embargo, más allá del propósito insano que comento se desarrolló aquí, el mestizaje es paradigmático, y establece la igualdad ‘racial’ (yo no creo en las razas, todos descendemos de una pareja) que todos los hombres tenemos.
    Las características biotipológicas que las diferentes ‘razas’ mantienen, muy necesarias en su entorno natural, han sido superadas en muchas formas por la actualidad tecnológica, por lo que no hay ninguna razón válida para mantenerlas. Si es que acaso ese fuera el débil argumento que alguien pudiera tener para evitar el mestizaje y mantener la ‘pureza racial’.
    La limpieza étnica de los mismos connacionales que mencionas es lamentable, y sin embargo fue el pan de cada día de esa época. En el Monterrey del siglo XIX fueron proverbiales las batallas contra los ‘indios’ de los alrededores que eran sumamente hóstiles a los ‘civilizadores’. Practicamente los borraron del mapa, solo quedaron los indios kikapúes que sobrevivieron yendo y viniendo a EEUU según les conviniera el momento. Al final allá fueron encerrados en reservaciones hasta hoy.
    La Teología India, sí ya sabes que es parte del arte de la sublimación con fines de lucro. Lo que hacían los aztecas con los pueblos subyugados era terriblemente espantoso, así que no hay porque mirarlo con ojos de amor, aunque eso no justifica el genocidio…
    Y, pues, lamentablemente aún se mantienen tintes racistas en el día a día, como estas frases oídas comumente cuando nace un niño: ‘mira! que ‘blanquito’ nació el niño, gracias a Dios’, ‘mira, parece gringo de lo güerito!’, ‘ay esta muy prietita, pobrecita!’, etc.
    Es difícil romper ese paradigma de siglos
    Un fuerte abrazo, díficil encontrar interlocutores en estos diálogos.

  • 3 guada // Oct 7, 2009 at 5:30 pm

    no hay ni bosta aca queremos fotos che manga de taradupidos!!!!

  • 4 valeria // Oct 2, 2010 at 9:31 pm

    kelo frases del dia de laraza

  • 5 laura // Oct 4, 2010 at 2:17 pm

    keremos frases del dia de la raza no la historia k ya apece en todo lado

  • 6 antonella // Oct 6, 2010 at 6:48 am

    yo tambien quiero fraces del dia de la raza. q hoy en dia Se le ha llamado Diversidad Cultural
    Necesito hacer una carta de invitacion para un acto y no encuentro fraces pequeñas para recordar ese dia. por favor.!

  • 7 marcelo machaca // Oct 12, 2010 at 8:11 pm

    soy capo aguante dia de la rasa

  • 8 laura // Oct 15, 2010 at 10:36 am

    no hay nada que ver ahi solo bobadas que mierda

  • 9 Lauro // Oct 11, 2011 at 9:49 am

    MuChAs Graxxx x El PoSt!!!!!!! BuEn ApoRtTt!!!!!!!!! SaLu2

  • 10 karen // Oct 12, 2015 at 5:03 pm

    nahh poss yo kelo frases con el dia de la raza….

Deja un comentario