La Voz en el Desierto

Un Oasis en la Soledad

La Voz en el Desierto header image 2

Hombre de Dolor Constante

September 15th, 2008 · 19 Comments

Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin. Ec 3:11

Este último par de semanas, en una interesante sinergia, algunos amigos blogger han aportado diferentes definiciones y acercamientos hacia el tema de La Felicidad. Sin duda hay ríos de tinta que se han vertido al respecto y creo que poco pudiera aportar yo al respecto. La Felicidad se nos ha presentado en este tiempo, en este mundo occidental, como la meta suprema de nuestras vidas.

Lo cierto es que La Vida tiene circunstancias y providencias prácticamente impredecibles y pronosticables, lo único cierto es que no sabemos con certeza que pasará mañana con nosotros y nuestras singular humanidad.

En este úlimo tiempo han venido modas y oleajes a la iglesia evangélica que proponen una profecía inmediata y precisa para el creyente ‘espiritual’, en donde lo único que tiene que hacer es ‘obedecer’ para que el ‘programa’ de su vida se cumpla de forma perfecta. He escuchado sermones que incitan al joven creyente que busca esposa o esposo a pedirle a Dios señales para saber cuál es la persona que El le tiene preparada -por ejemplo que el ‘susodicho interfeuto’ use corbata morada esa noche, o que la joven se ponga un moño rojo en un sombrero verde, o cosas por e estilo, no es broma.

Considero que el concepto de la voluntad divina ha caído en una banalización tal que se le valora tanto como el horóscopo cotidiano o las galletitas de la suerte. En todo ello, las peticiones de oración en las iglesias evangélicas están plagadas de un hedonismo y superficialidad casi insultante. Como si se pensará que al cumplirse tal o cuál petición de oración se alcanzará la felicidad tan buscada y anhelada.

La gran paradoja que envuelve la buena nueva proclamada por Cristo es que la felicidad anunciada es señalada para aquellos que en realidad parecen no tener razón alguna para sentirse verdaderamente felices: Bienventurados los pobres en espíritu, bienaventurados los que lloran, bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, bienaventurados los que padecen persecución, etc (Mateo 5).

Haríamos bastante bien en revisar nuestro concepto de lo que la felicidad es o debiera ser, o de quitar el elemento plástico de la vida espiritual que proponemos hoy desde nuestras iglesias y púlpitos. Es un poco simpático pero tengo la impresión de que la iglesia se ha impuesto una careta plástica que me hace recordar mucho la emblemática canción ‘Plástico’ de Rubén Blades, sólo con un par de pequeños ajustes: ‘El era un cristiano plástico’, ‘Es una iglesia de plástico’…

Es imprescindible notar, y alguien ya lo mencionó antes, que cuando el escritor de Hebreos habló sobre lo que algunos creyentes vivieron por causa de la Fe, mencionó un espectro de circunstancias que abarcan no sólo situaciones de exultante victoria, sino de terribles y lamentables fracasos, por lo menos desde una vista meramente humana y natural.

Es una realidad que en ningún lugar de la Escritura se nos ha prometido felicidad en esta tierra, ni siquiera se nos ha prometido que no tendrémos sufrimiento alguno. Me pregunto entonces de dónde hemos tomado el vacío lenguaje exitosista que impera en la mayoría de los sermones de los ‘grandes’ pedicadores de hoy. Cualquier visita a las librerías cristianas nos deja con la retina en crisis por los apantallantes y edulcorados títulos del tipo Coaching cristianoide contemporáneo que lucran con la baja autoestima de muchos creyentes.

Quizá la única receta válida para la felicidad, y para la vida cristiana, es que No hay recetas. Como occidentales tenemos las estadísticas, los promedios y las fórmulas tan en los huesos que queremos que la vida, nuestra vida, tenga una secuencia de tipo puntos G a los que sólo haya que pulsar para ser felices en índices orgásmicos sin mayor esfuerzo, programados; cuando gran parte de la riqueza y de las profundidades de la vida viene como parte de su caracter aleatorio e impredecible en el cuál la compañía del Señor es el verdadero bien que debemos disfrutar, aunque El la mayoría de las veces calla más de lo que nosotros quisieramos. Sobre todo lo percibimos cuando hay profundo dolor y abandono en nuestra vida.

En ese sentido la felicidad es más una intención de nuestro corazón que un hecho concreto.

Me recordé mucho del soundtrack principal del filme O Brother Where Are Thou, ‘A Man of Constant Sorrow’, Hombre de Dolor Constante, el cuál además es una magnífica farsa que les recomiendo ampliamente, en el filme también se pone en evidencia la máscara de pureza con la que la iglesia que se hace llamar cristiana se reviste gran parte del tiempo.

 

 

I Am A Man Of Constant Sorrow

 

(chorus) In constant sorrow through his days

 

I am a man of constant sorrow

 

I’ve seen trouble all my day.

 

I bid farewell to old Kentucky

 

The place where I was born and raised.

 

(chorus) The place where he was born and raised

 

For six long years I’ve been in trouble

 

No pleasures here on earth I found

 

For in this world I’m bound to ramble

 

I have no friends to help me now.

 

(chorus) He has no friends to help him now

 

It’s fare thee well my old lover

 

I never expect to see you again

 

For I’m bound to ride that northern railroad

 

Perhaps I’ll die upon this train.

 

(chorus) Perhaps he’ll die upon this train.

 

You can bury me in some deep valley

 

For many years where I may lay

 

Then you may learn to love another

 

While I am sleeping in my grave.

 

(chorus) While he is sleeping in his grave.

 

Maybe your friends think I’m just a stranger

 

My face you’ll never see no more.

 

But there is one promise that is given

 

I’ll meet you on God’s golden shore.

 

(chorus) He’ll meet you on God’s golden shore..

 

 

Tags: CINE · RECOMENDACIONES · REFLEXION

19 responses so far ↓

  • 1 Keila // Sep 16, 2008 at 8:11 am

    Muy profundo para un día feriado, Alejandro, pero bastante cierto. Yo también he divagado sobre esto de la felicidad y concluyo que la clave está en una palabra bíblica: contentamiento.
    Justo de esto hablaba con una amiga: a pesar de que no cambien las situaciones externas, el triunfo viene cuando cambia tu interior.
    Sigamos dialogando en los blogs, para eso están.

  • 2 Claudia // Sep 16, 2008 at 7:10 pm

    Hola Alejandro. Sabes cuándo hablas de la iglesia me viene a la mente esa felicidad que dan ciertas iglesias de la prósperidad, dando ese aliento en los bienes alcanzados acá en la Tierra. Por eso siento que mi única felicidad sería poder verle algún día. Esa es mi esperanza.

    Saludos.

    Claudia

  • 3 Alejandro Vazquez // Sep 17, 2008 at 9:03 pm

    Hola Keila, un afectuoso saludo!
    Muy certera la palabra, concuerdo plenamente contigo… Sigamos dialogando

  • 4 Monja // Sep 18, 2008 at 1:41 pm

    Hola Ale
    Yo no creo en aquello de “cuando cambia tu interior”. Pero bueno, hay para todos.

  • 5 Alejandro Vazquez // Sep 18, 2008 at 11:01 pm

    Hola Claudia, compartimos la esperanza. Y quizá el termino ‘felicidad’ sea pequeño para ese momento.
    Un cordial saludo

  • 6 Alejandro Vazquez // Sep 18, 2008 at 11:06 pm

    Hola Gaby,
    Sí, hay para todos… Es decir, creo que es diferente en cada caso.
    Quizá habrá quien tenga que cambiar -aunque eso del cambio interior yo no lo veo tan fácil, sino es gripa como para que se quite mañana-, habrá quien tenga que aceptar la realidad, o quien reconozca las bondades que existen en la adversidad actual, no lo sé. Por eso comentaba de ‘intención’ porque los hechos concretos a veces son inalcanzables…
    Un afectuoso abrazo

  • 7 Betty // Sep 19, 2008 at 8:56 am

    Hola Pasajero, ya ando de vuelta. Gracias por tu preocupacion y tus mensajes. Que puedo decir yo de este tema?….concuerdo contigo en todo.Ahora que estuve en mi tierra, tuve momentos de gozo limpio (felicidad) y otros de profunda melancolia y tristeza, como todo en la vida, son sentimientos que pueden cambiar por muchas cosas, lo unico cierto en todo esta intencion de felicidad como dices tu, es que en Dios esta nuestra unica esperanza. Siempre he pensado firmemente que la plenitud de eso que llamamos felicidad sera en la eternidad, mientras aqui en la tierra la disfrutamos por momentos o dias.

    Muchos saludos amigo!!

  • 8 Alejandro Vazquez // Sep 19, 2008 at 10:36 am

    Que alegría pasajera,
    Cuba es un país de grandes contrastes, sin duda. Ojalá pronto nos puedas contar tus experiencias. Un abrazo. Muchos ‘saludes’

  • 9 gusmar // Sep 19, 2008 at 1:37 pm

    Ciertisimo todo, y lamentable muchas cosas que son ciertas… De hecho en Hebreos se habla de hombres que nunca alcanzaron, aparentemente, lo prometido y aquello por lo que vivieron (aparentemente). Es triste que a veces quieran reducir nuestra felicidad y cristianismo a fòrmulas màgicas… Saludos

  • 10 Multifacetica // Sep 19, 2008 at 2:46 pm

    Wow, este post me dejo impresionada! Estoy muy de acuerdo contigo; pero quisiera expresar varias cosas que pienso sobre este tema. Muy menudo sucede que las iglesias estan llenas de gente de muy pocos recursos economicos y que vienen usualmente de la iglesia catolica. De cierta forma se puede explicar la razon por la que las oraciones se vuelven absurdas e irreales. La gente no esta acostumbrada a pensar en otros terminos mas que creer que Dios hara lo que esperan que haga. Muchos de los libros cristianos que hoy encontramos con referencia al exito tratan, quisiera pensar, de motivar al pueblo cristiano a ser practico y metodico. Sabemos que esto nos falta. Conozco muchas Iglesias en las que no se motiva a la educacion y muchas veces nuestros problemas son a raiz de eso; la carencia de educacion y dinero. Esto, definitivamente no nos hace felices. Pero si ayuda en gran manera a resolver muchos de los problemas que enfrentamos como iglesia. Debemos dejar al lado la creencia de: Dios lo hara. Dios lo va a resolver. Y convertirla en: Dios me ensenara la manera. Dios me mostrara el camino. Dios me dara fuerzas para seguir luchando.

    Ahora bien, aqui aun existe peligro. Porque asi como conozco cristianos que quieren dejar abandonadas sus responsabilidades como seres humanos funcionales en el regazo de Dios, asi tambien conozco cristianos que quieren apoyarse totalmente en los pasos del exito, academicamente, financialmente, y tener a Dios como un adorno, solo para decir que creen en algo, o como un titere para que les de mas de lo que tienen.

    En mi opinion, la felicidad solo se consigue cuando existe una unidad genuina con Dios. Cuando un cristiano realmente ama a Dios, y le conoce, y se regocija no solo en su presencia sino en el estar agradecido de la vida con problemas y todo; ahi esta la felicidad. El verdadero cristiano sabe que esta vida pasa, y que con Dios podemos probar un pedacito de lo que sera en el cielo. El cristiano de hoy debe fortalecer su relacion personal con Dios, dejar de depender de la iglesia, y pedir que Dios le ilumine para sobrevivir lo mejor que pueda en este mundo. Dios es multiforme, por que sera que pensamos que hemos conocido todo lo que Dios nos puede ofrecer?

  • 11 Multifacetica // Sep 19, 2008 at 2:49 pm

    Escribi mal mi website. En este si esta, con comentario y todo….

    Wow, este post me dejo impresionada! Estoy muy de acuerdo contigo; pero quisiera expresar varias cosas que pienso sobre este tema. Muy menudo sucede que las iglesias estan llenas de gente de muy pocos recursos economicos y que vienen usualmente de la iglesia catolica. De cierta forma se puede explicar la razon por la que las oraciones se vuelven absurdas e irreales. La gente no esta acostumbrada a pensar en otros terminos mas que creer que Dios hara lo que esperan que haga. Muchos de los libros cristianos que hoy encontramos con referencia al exito tratan, quisiera pensar, de motivar al pueblo cristiano a ser practico y metodico. Sabemos que esto nos falta. Conozco muchas Iglesias en las que no se motiva a la educacion y muchas veces nuestros problemas son a raiz de eso; la carencia de educacion y dinero. Esto, definitivamente no nos hace felices. Pero si ayuda en gran manera a resolver muchos de los problemas que enfrentamos como iglesia. Debemos dejar al lado la creencia de: Dios lo hara. Dios lo va a resolver. Y convertirla en: Dios me ensenara la manera. Dios me mostrara el camino. Dios me dara fuerzas para seguir luchando.

    Ahora bien, aqui aun existe peligro. Porque asi como conozco cristianos que quieren dejar abandonadas sus responsabilidades como seres humanos funcionales en el regazo de Dios, asi tambien conozco cristianos que quieren apoyarse totalmente en los pasos del exito, academicamente, financialmente, y tener a Dios como un adorno, solo para decir que creen en algo, o como un titere para que les de mas de lo que tienen.

    En mi opinion, la felicidad solo se consigue cuando existe una unidad genuina con Dios. Cuando un cristiano realmente ama a Dios, y le conoce, y se regocija no solo en su presencia sino en el estar agradecido de la vida con problemas y todo; ahi esta la felicidad. El verdadero cristiano sabe que esta vida pasa, y que con Dios podemos probar un pedacito de lo que sera en el cielo. El cristiano de hoy debe fortalecer su relacion personal con Dios, dejar de depender de la iglesia, y pedir que Dios le ilumine para sobrevivir lo mejor que pueda en este mundo. Dios es multiforme, por que sera que pensamos que hemos conocido todo lo que Dios nos puede ofrecer?

  • 12 Multifacetica // Sep 19, 2008 at 2:51 pm

    http://frustratedbloggirl.blogspot.com/

  • 13 Isa // Sep 19, 2008 at 3:16 pm

    Yo si creo que se puede ser feliz, y más cuando leí lo que tradujo la monja de Kivitz. Hay que saborear el amor a pedazos.
    Saludos.

  • 14 Alejandro Vazquez // Sep 19, 2008 at 8:41 pm

    Hola Multiacética, Muchas gracias por tu comentario.
    Sí, concuerdo contigo en varios aspectos. La iglesia cristiana hace bien, en cierta forma, en promover o motivar que lo mejor de cada persona se desarrolle pra expander su posibilidades, u oportunidades, en este mundo, y de la responsabilidad personal de cada quien, es decir, debe inspirarnos a lo mejor (incluyendo todo lo que esta palabra pudiera significar).
    Sin embargo, considero que al final se ha sobreentendido el asunto del éxito y de la felicidad como la meta suprema del ser humano. La multiforme gracia de Dios no necesariamente se expresa solo en aquello que aumenta nuestra comodidad y bienestar, sino que creo que también en las múltiples facetas de nuestra vida, en nuestras debilidades y nuestras fortalezas, pero creo que más en nuestras debilidades.
    Me gusto tu blog, son muy interesanes tus reflexiones. Me gusto además que esta en español e inglés, y en spanglish…
    Un cordial saludo

  • 15 Alejandro Vazquez // Sep 19, 2008 at 8:45 pm

    Hola Isa! Muchas gracias por tus siempre valiosos comentarios…
    Coincido contigo, Yo también creo que se puede ser muy feliz, aunque también creo que hay veces que se puede ser muy infeliz, como cuando pierdes un familiar cercano, o sufres algún fracaso real en tu vida. Honestamente no creo que exista nadie que no haya sufrido nunca en esta tierra. Serí­a totalmente inhumano, eso creo.
    Me gusto tu frase, muy buena. A pedazos lo saborearemos, porque a veces viene en pedazos…
    Saludos!

  • 16 Alejandro Vazquez // Sep 20, 2008 at 12:34 am

    Hola Gusmar, gusto saludarte.
    Que dolor tan profundo será morir sin recibir lo prometido.
    Sin duda alguna que la gracia divina nos llena inmensamente, sin merecer ni un poquito. Todos ellos fueron mil veces mejores que nosotros (hablo por mi) y sin embargo desde el punto de vista meramente humano, fracasaron.
    Un abrazo

  • 17 mili // Mar 15, 2009 at 6:13 am

    esta muy lindo el relato .Si, yo creo que cada creyente lleva a cuesta su adversidad y depende del conocimiento y sabiduria de DIOS que tenga cada uno para salir adelante te mando muchos saludos y bendiciones tengo 9 años soy de Argentina

  • 18 marcelo fabricio pastor sanchez // May 9, 2009 at 11:46 am

    quiero que oren por mi salud tengo problemas en la cabeza presiento dios santisimo no lo permita un tumor en el cerebro me duele la cabeza me da a veces mareo o problemas en el corazon y tambien en las vias urinarias en los riñones oren fuertyemente por mi sin salud uno no puede hacer nada asunque tenga dinero suficiente por mi mama juanita sanchez sanidad para ella mis hermanos sobrinos tios en general en mi salud soy de guayaquil-ecuador mi nombre es marcelo fabricio pastor sanchez tambien teenr suerte en ganarme la loteria teenr lo que quiero tener suerte con las mujres en especial con flor mirella lopez arcentales suerte con un titulo universitario ebn fin todo lo que me proponga por tener mi casa propua negocios auto

  • 19 Alejandro Vazquez // May 11, 2009 at 12:07 am

    Hola Marcelo, un cordial saludo,
    Oraremos por tu salud. Te recomiendo que visites el médico y procures no especular acerca de tu salud.
    En esta vida se requiere mas que suerte para todas las cosas.

Deja un comentario