La Voz en el Desierto

Un Oasis en la Soledad

La Voz en el Desierto header image 2

Women At Work

August 31st, 2008 · 4 Comments

Nadie las intimida. Te hablan de frente y sin rodeos. Trabajan físicamente lo que yo no trabajaré una vida.

Pensé que la ferocidad y la rudeza de esta obra las harían pedazos, pero ahí estan burlandose de todos. Trabajando duramente. Por un sueldo que no paga el desgaste y la fatiga.

Las observo. Me sorprende su falta de complejos. Y aunque no falta quien las quiere acosar, nadie se atreve a silbarles, ni de lejos, ni de cerca, porque saben que habrá lío.

Recurren a mi cuando la injusticia pesa, me muestran sus callosas manos y piden un descanso. Saben que el machismo las abruma. Creo que alguén les pidió otro tipo de esfuerzo físico después del turno, pero es difícil comprobarlo. No es raro por aquí.

Se merecen más que esto, pero las oportunidades son tesoros escondidos. Solo puedo estirar su tiempo un poco, mientras el cielo las consume.

Tags: BITACORA DE OBRA · MISOGINIA · PERSONALES

4 responses so far ↓

  • 1 celeste! // Aug 31, 2008 at 7:44 pm

    Quise no entenderlo. Quise no haber sentido la identificación. Pero ya leí.

    Un abrazo.

    PD.: Gracias por el enlace.

  • 2 Mar Warby // Aug 31, 2008 at 7:59 pm

    Sabes cuanto valoro y admiro esas manos callosas?
    De aqui, hasta mis recuerdos. Desde la ternura
    hasta la ferocidad y rudeza de la vida.

    Entre uno de los muchos oficios de mi papa estaba la albanileria, edifico la casa donde vivia por alla (la casa de mama). Yo era una jovencita cuando le ayudaba en la obra. Y si, terminaba hecha pedazos y hasta las lagrimas ante la crudeza del cemento verdoso amalgamado con la rasposa arena que dejaban mis manos envejecidas por grietas que ni el mas cruel tiempo podria hacer. Claro, sin contar con lo infame que el sol suele ser en esta obra .

    Pero, cuando vivia en Mexico jamas vi mujeres trabajando en la obra! por lo que platicas, hay mujeres trabajando en la construccion contigo; que leccion tan cruda de vida. Que Dios las llene de salud y fuerzas e incremente sus dias de vida por cada grano de arena que conocen bien. En el nombre de Jesus, quien edifica vidas.

    Creeme que ese estiron de su tiempo que tu haces es un gran aliento.
    Que tu corazon de jefe, que mira esas manos callosas tambien sea fortalecido, vivificado y alargado en dias de dias.

    Un abrazote Alex, acompanado de mis recuerdos.
    Mar Warby

  • 3 Alejandro Vazquez // Sep 2, 2008 at 5:50 am

    Hola celeste! Gracias por tu visitaYo también quisiera no entenderlo o no verlo, pero si me descuido se vuelve sólo parte del paisaje.Gracias a ti por leer.Abrazos

  • 4 Alejandro Vazquez // Sep 2, 2008 at 9:57 pm

    Hola Margarita, Con lo que me has comentado imagino el inapreciable valor de esas manos callosas y las fatigas que tu padre sobrellevó para sacarles adelante.
    Miraa, un poquito más y te conviertes en una magnífica artesana de la construcción. Que sorpresas, ya me imagino como te levantabas al siguiente día.
    Sí, me ha tocado ver mujeres en la construcción, que colocan muro de block, tablaroqueras, y otros, ahora es bastante usual en labores de limpieza, que cuando son oficinas o algo así no es tan duro, pero cuando es construcción gruesa, que se cargan y retiran escombros en mitad del sol de mediodía, es para infartarse, por lo menos para mi.
    Gracias por tus amables deseos para mi. Ya sabes aquí es la selva y es no es tan fácil hacer lo correcto. Pero siempre se procura, siempre
    Un fuerte abrazo cementante querida Margarita

Deja un comentario