La Voz en el Desierto

Un Oasis en la Soledad

La Voz en el Desierto header image 2

Directo al Corazón

March 8th, 2008 · 18 Comments

El día de ayer renové algunas lamentables noticias con el cardiólogo. Despues de 3 años de padecer esta enfermedad y aunque la he tenido debidamente controlada ha habido algunos efectos en mi cuerpo que me obligan a modificar de forma general mi modus vivendi.

Ayer me presenté al consultorio del especialista y un poco me sentí como un niño visitando la universidad, todos los pacientes que estaban en fila eran personas de la 3a edad que despues de una vida de casi el doble de la mía se enfrentan a estas circunstancias consecuenciales que también ahora son mías.

No es que tenga una vida de desenfreno, por lo menos no desde que soy creyente en firme, desde hace 20 años. Eminentemente se debió a una crisis en el área laboral de hace aproximadamente 5 años que estaba fuera de mi controlar entre otros factores como la apnea del sueño, y que en cierta forma agotó mi reserva emocional y física a lo largo de casi 2 años, donde lo mínimo fue tener 14 horas diarias de turno laboral y lo máximo fue tener enemigos dentro y fuera de casa buscando nuestro tropiezo.

Por la formación familiar que tengo de mis padres siempre hemos sido personas sumamente responsables y entregadas a nuestros compromisos de forma tenaz y sin contemplaciones. La mayoría de las veces agradezco a Dios esa característica de la familia, pues nos ha hecho desarrollarnos de forma personal y profesional más alla de nuestras expectativas iniciales. Por otro lado esa perenne tendencia a la estabilidad a pesar de las borrascas terminó por meter en mi interior lo que estaba en el exterior y ha venido a darme directo al corazón.

Otra vez el médico ha dicho que estuve a punto de una embolia o un infarto. Dicen que esta enfermedad es asintomática, pero por lo menos yo, soy sensible a sus largos tentáculos que se me encajan por detras de la cabeza, como un alien. Otro síntoma es una forma peculiar o una especie de desazón similar a un sentimiento de culpa que no me permite estar tranquilo. Como si tuviera muchas cosas que debo hacer a pesar de saber que tengo todo bajo control.

No voy a hacer de este post un rosario de dolencias de mi edad media. Pero con el alien diurno que me ataca por la espalda, y el alien nocturno de mi máscara CPAP con que puedo respirar y que me ataca por el frente, se ha ido modificando gradualmente mi modus vivendi más alla de lo que siquiera esperaba tener en esta mediana edad.

Normalmente pensamos que estas cosas llegarán pero no tan pronto. Son cosas que nadie espera. A Dios gracias mi colesterol y nivel de glucosa están bastante bien, sino este post sería más bien un epitafio muy singular.

Es interesante, pero desde que tuve un severo accidente que me arrancó de la vida, he sido cada vez más consciente de mi ‘frágil fragilidad’ y la vida parece ser sólo una neblina que se evapora con el tiempo. Es una realidad que por lo general trato de no dejar ‘cabos sueltos’ en mis relaciones personales. A veces prefiero pensar, o que piensen, que me excedo en buenas intenciones y acciones que en tener que arrepentirme de haber sido mejor amigo o compañero. Es una pena que el tiempo y algunas circunstancias no nos dejen disfrutarlos tanto como es necesario.

Ciertamente yo no sé a donde me quiera Dios llevar en esta vida, o si quiere llevarme a algún lado. Sólo sé que hay un fuego que me consume por dentro y no se apaga por querer hacer tantas cosas que ahora no son posibles. Durante 20 años le he servido en todas las formas posibles que se me presentaron en todas las áreas de la iglesia: células de hogar, maestro, música, hospitales, líder juvenil, líder en el área educativa, en misiones, productor y conductor de radio, etc. y en todas las cosas considero haber cumplido fielmente, por lo menos mis intenciones y mi obras fueron lo mejor que pude y entendí con mi nublada vista, menos en el área de las misiones transculturales que en el último año mi esfuerzo ha menguado grandemente, con dolor lo digo. Todas las formas en que he servido las he hecho con alegría y con anhelo de ver frutos, en el reposo de saber que esas obras no nos compran nada y por lo tanto se hacen desinteresadamente con corazón limpio.

En realidad desde aquella vez no temo al morir, lo único que temo es irme en el momento incorrecto y dejar a mi esposa y mis niñas sin protección o el ser un lastre para ellas por alguna imprudencia mía. Estas cosas que nos pasan y que Dios permite, al final son buenas, pues nos ayudan a no perder el foco sobre lo prioritario y lo importante, para después no tener cosas urgentes.

En realidad son mejores las cosas buenas que tengo que las difíciles: Mi esposa esta conmigo, tenemos unas niñas preciosas, tengo a mi madre y mis hermanos, tengo un pastor que es como un padre para mí, y un copastor que es mi hermano, muy buenos amigos, una buena iglesia, demasiadas cosas buenas aún sin pedirlas. Dios es bueno conmigo.

Al final estoy seguro que Dios me acompaña, está con nosotros, en las buenas y en las malas. Asímismo queremos corresponderle, pues su gracia no tiene condiciones, que nuestro amor hacia El así sea. Mientras tanto, seguiremos este trayecto de vida hasta donde El lo permita, hasta donde pueda ser posible que su Gracias nos sostiene.

La Voz en el Desierto

Tags: MI FAMILIA · NOTICIAS · PERSONALES · REFLEXION · VIDAS

18 responses so far ↓

  • 1 Enrique // Mar 9, 2008 at 3:41 pm

    Alejandro. Mi muy estimado amigo.
    Anoche leí tu post y pensaba en ti. Oraba y deseaba escribir algo relacionado con la Soberanía de Dios, pero no hallé las palabras.
    Jamás cuestionaré que Dios tiene el control sobre todo y creo que esa fe es la que nos ayuda a sostenernos en pie, seguir, avanzar, confiar y saber que a pesar de todo, Dios siempre tendrá el control y no necesitamos más que nuestra “frágil fragilidad” para ver como actúa en nuestro favor.
    Justamente esta semana se ha derrumbado todo a mi alrededor, no se qué ni como me siento, es tan duro que sólo me limito a vivir lo que vendrá. La vida a veces se pone dificil (más de lo que es generalmente). Sin embargo, se y también se que tu sabes es que si existe en este mundo una, sólo una, esperanza, esa sólo está en Dios.
    Como dijo David, hibiera yo desmayado si no creyese…
    Amigo un abrazo. Aún queda mucho por vivir y escribir.
    Te quiero.

  • 2 Betty // Mar 9, 2008 at 5:18 pm

    Pasajero amigo mio,admiro mucho tu sinceridad para compartir con nosotros cosas como estas.Si que somos vulnerables,fragiles,como diria el salmista:”sombra que pasa”,el estar concientes de eso nos ayuda a ver este viaje de otra forma.Al final solo quedara nuestra huella en los que la supimos dejar.Confiar que Dios guia nuestra travesia y seguir adelante con fe.Recibe el saludo fraterno de la pasajera de al lado y cuenta con mis oraciones.

  • 3 Keila // Mar 10, 2008 at 9:51 am

    Querido Alejandro,
    Gracias por abrir tu corazón con nosotros. Me conmovió mucho leerte, pero ahora sé mejor cómo orar por ti y tu familia. Te comparto un poema de mi héroe George MacDonald que leí en estos días (traducción libre):
    “Mi cosecha se seca. La salud -mi modo de vivir- todo se dirige corriendo directo a la oscuridad, pero la oscuridad aún es Dios. No daría ni la pieza más pequeña de plata para girar el cauce hacia atrás o al lado. ¿Acaso no soy una chispa de Aquel que es la luz? La esperanza, pues, me ilumina”.
    ¡Ánimo!

  • 4 Alejandro Vazquez // Mar 10, 2008 at 1:08 pm

    Hola Querido Enrique, Hermano.
    te agradezco mucho tus palabras, en realidad estamos muy bien, salvo la posible contingencia de morirme en un descuido, jajaja!
    Sabes, muchos años luche por entender la soberanía de Dios en relación a mi libre albedrío.
    Mi simple conclusión es que El conoce cuando y en que forma terminará mi vida, y cuales son las posibilidades latentes en cada una de mis buenas y malas decisiones, en todas ellas me acompañará y me acompaña, me cuida.
    Pero sin duda alguna sigo siendo responsable de mis descuidos y malas decisiones, en ello es posible que su gracia y su misericordia actuen para redirigir o condonar algunos efectos de mi proceder, pero no necesariamente debe ser así.
    Esto no quiere decir que soy determinista y que no me importa que pase, claro que sí, es mi vida, supongo que a mi me importa más que a cualquiera, y ruego a Dios que me sane. O por lo menos que me permita morir en edad anciana. Pues de hecho mi enfermedad no es terminal ni nada por el estilo. Es fortuito el desenlace según mis acciones y circunstancias.
    Sin embargo, tampoco creo en las oraciones mantrams de ‘reclamarle’ a Dios sanidad o cosas por el estilo. O declarar que no estoy enfermo y ya, porque yo dije que no, no estoy.
    Es cierto, y te agradezco las palabras, en Dios esta mi esperanza, y creo que El me puede sanar.
    Entonces pidamosle.
    Fuertes abrazos y mi gratitud

  • 5 Isa // Mar 10, 2008 at 9:30 pm

    ¡Hola hermano Alejandro! : Estuve pensando en qué ponerte para que no sonara ni lastimoso, ni sensiblero mi comentario, perdona las palabras, pero es que a veces no me vienen a la mente la manera correcta de expresarme, pero algo sí sé, y es que cuando el señor nos muestra plenamente nuestra fragilidad, esto trae al corazón sabiduría. (Lo digo porque aunque por cálculos siento que soy “casi contemporánea” tuya, pero no, tú eres más joven, una pequeña diferencia como de 15-20 años, ja,ja,ja), pero después de haber sufrido el accidente que estuvo a punto de mandarme con el Señor, siento decirte que me “retacharon”, ja,ja,ja, porque todavía no era mi tiempo y he vivido todo este tiempo arrastrando las consecuencias de esa época. pero el tiempo es del Señor, y ya sea que nos de más tiempo de la manera como nos la dé, o que él nos lleve con Él, en su soberanía Él decide y a nosotros sólo nos corresponde admirar su sabiduría y humillados ante él, esperar su voluntad en nosotros.
    Saludos querido hermano, él te dará el tiempo correcto y necesario. God bless you.

  • 6 Alejandro Vazquez // Mar 11, 2008 at 1:05 pm

    Hola querida Pasajera!
    Gracias a ti por estar presente y acompañarnos en este trayecto que puede ser largo.
    Gracias mil por tus oraciones
    Un abrazo

  • 7 Alejandro Vazquez // Mar 11, 2008 at 1:33 pm

    Hola Keila, Gracias por tus palabras y por tus sinceras oraciones a favor de mi familia.
    Que magnífica frase la de MacDonald!
    Definitivamente tengo que leerlo.
    ¿Sabes donde pudiera conseguir algun buen libro de el? En español, obvio…. 🙁
    Saludos!

  • 8 ELIAS SALAZAR VALDEZ // Mar 11, 2008 at 7:00 pm

    hola querido satrapa.
    estoy confundido por la noticia pero una cosa es
    segura`¨sabemos que los que aman a Dios todas las cosas les ayudan a bien’. es posible que sea un llamado de alerta. que necesitas descanso fisico y mental y enfocarte en tu familia un poco mas. la vida es efimera y el tiempo es implacable.
    pero el señor conoce tu corazon el amor y la pasion que hay en ti realmente eres un gran amigo tal vez adiferencia de muchos te conozco en persona y puedo dar fe de mis palabras que Dios te siga bendiciendo.

  • 9 Alejandro Vazquez // Mar 11, 2008 at 9:02 pm

    ELIIAAAS!!!
    Que pasó tremendo que gusto verte por aca!!
    He hablado a tu casa y también te deje un mensaje en Feisbuc y no te he podido contactar para la reunión pendiente de hace como un año…
    Mira la realidad en su momento -hace como tres años- si tuve un pequeño quiebre cuando me entere de la enfermedad, nada serio, como siempre, ya sabes, me parecía injusto…
    Y de hecho si le baje al ritmo de trabajo que traía. Pero no ha sido suficiente… Como puedes ver.
    Ahora necesito cambiar más habitos…
    Te agradezco mucho tus palabras sabes que te aprecio y te tengo en igual concepto.
    Echame un telefonazo, ahorita ya te estoy marcando yo, a ver si te encuentro.
    Bendiciones y abrazos

  • 10 Alejandro Vazquez // Mar 11, 2008 at 10:58 pm

    Isa, Muchas gracias por tus palabras!
    Que difícil es al inicio acarrear consecuencias de cosas en que no somos totalmente responsables, mira que tu también eres otra de las que regresaron -reprobamos la entrada al cielo, jajaj!
    Te agradezco mucho tus palabras y tu amable interés de siempre.
    Bless You 🙂

  • 11 Triple // Mar 12, 2008 at 9:55 pm

    No redundaré, simplemente estarás en nuestras oraciones. Dios tiene lo mejor para tí y tu familia.

  • 12 Mar.Warby // Mar 13, 2008 at 2:51 pm

    Les amamos Alejandro.
    Deseando y pidiendo lo mejor para ti y toda tu familia en el nombre de Jesus.

  • 13 GEROCA // Mar 14, 2008 at 1:26 pm

    hola lei tu comentario en mi blog… soy un solteron sin mucha fe en dios ,,, mas bien creo en los efectos de la cerveza ,,, un bohemio .. de bar en bar … DIOS me a ayudado bastante con la buena suerte que e tenido en los sordidos lugares a donde e ido … volverse vegeteriano es una buena opocion para el corazon .. saludos y que dios te bendiga…

  • 14 Alejandro Vazquez // Mar 15, 2008 at 2:21 pm

    Hola Triple, Gracias por tu apoyo en estas circunstancias.

  • 15 Alejandro Vazquez // Mar 15, 2008 at 2:23 pm

    Hola Margarita, Gracias por su amor y sus bendiciones a favor mío y de mi familia.
    Fuertes abrazos a todos
    (en orden estrictamente alfabético 🙂 )

  • 16 Alejandro Vazquez // Mar 15, 2008 at 2:33 pm

    Hola Geroca, Gracias por tu visita y tu comentario.
    Sin duda que has tenido esa ayuda de Dios en la bohemia sordidez nocturna.
    Sigo visitando tu blog y lo tengo linkeado en mi otro Blog llamado Lagrimas y Risas: http://lagrimasyrisas.com
    Gracias por tu consejo, es cierto he estado modificando mi base alimentaria
    Fuertes abrazos
    Un bohemio diurno y abstemio

  • 17 Mi corazón da vueltas // Apr 7, 2008 at 3:40 pm

    […] Directo al Corazón – 1,324 views […]

  • 18 Omar // Apr 16, 2008 at 8:09 am

    Alex, si que es una noticia de las que nunca esperás oir, se ve que ya no estamos dirigiendo la reunión juvenil jajaja, ahí eran otra clase de problemas verdad, bueno espero verte pronto y comentar de esto.

Deja un comentario