La Voz en el Desierto

Un Oasis en la Soledad

La Voz en el Desierto header image 2

Año Nuevo, ¿Vida Nueva?

January 1st, 2008 · 8 Comments

Es común que al finalizar un año e iniciar el otro se promueva un momento de reflexión y autoevaluación en miras a la planeación del año que viene.

La verdad yo tengo algunos años que no realizo ese ‘autobalance regenerativo’ al iniciar el nuevo año. Considero que es impráctico tener una ‘medición’ de mi persona en una ‘frecuencia anual’ como si fuera un mero asunto empresarial de tipo fiscal con un balance de ingresos-egresos-utilidad bruta. Como si la vida fuera un sistema de universo que pudiera controlarse bajo ciertas formulas o coordenadas específicas que resulten en una gráfica que indique la ‘progresión’ de nuestra vida .

Es decir, en cierto sentido me parece saludable que se pueda tener una reflexion de esta naturaleza por lo menos una vez al año, es mejor que nada, pero en mi experiencia personal es difícil tener los ‘hilos conductores’ de mi vida como si fuera una marioneta que requiera calibración y mantenimiento general de forma anual.

La Vida, Ay la Vida -como alguien más ha dicho-, es tan singular y tan cambiante que sería impreciso creer que con algunos ajustes anuales podamos llegar al recaudo esperado. Y menos si pensamos que la mayoría de los propósitos de fin de año que la gente realiza es una suerte de lista de buenas intenciones de tipo genérico: bajar de peso, pasar mas tiempo con la familia, realizar los proyectos personales, comer más saludablemente, etc, etc.

Sin duda que hay algunas variables que en algún modo pudieramos considerar rectoras en nuestra vidas como por ejemplo: nuestra relación con Dios, nuestra relación de pareja o matrimonial, la relación con nuestros hijos, nuestra situación laboral, nuestra situación de salud. Pero aún en ello, puede resulta bastante impreciso definir un estándar de medidas apropiadas como si fuera preparar la leche para la toma del bebé.

Es lógico entender que en nuestra forma de cultura occidental tengamos la tendencia a intentar medir la vida en partes proporcionales: la parte de Dios aquí, la parte familiar acá, la parte laboral allá, y esta es mi parte personal, como si la interacción con las otras partes de nuestra vida fuera definida como una gráfica tipo pastel que pueda evaluarse en un balance de resultados de tipo casi matemático, científico.

¿No será esta forma un tanto esquizoide de fragmentar las áreas de nuestra vida la misma causa de los desordenes que deseamos corregir? Es muy probable que sí.

Contrario a lo que pudieras pensar no voy a escribir a continuación el nuevo y último método para hacer de tu vida lo que tu deseas que sea. Creo que ese es parte del problema que nos aqueja en este tiempo. La mayoría de las veces la gente desea fórmulas hechas, estándares que funcionen para todos y puedan aplicarse ‘sin receta’ para su vida sin complicaciones adicionales. No es de extrañar cuando observamos que el modelo socio-económico en el que vivimos nos coerciona hacia esa tendencia.

Esta mentalidad de tipo reduccionista ha impedido ver la interrelación o más bien la relación intrínseca que existe entre todas las áreas de nuestra personalidad, las que son tan indivisibles como los somos nosotros mismos en espíritu, alma y cuerpo. En cierta forma parece hasta posible que pudieramos mecanizar nuestros comportamientos y actitudes para provocar o lograr el resultado esperado. En todo ello es muy posible que por tratar de vivir de acuerdo a ciertos parámetros y metas estandarizadas de vida hayamos olvidado lo más importante de todo, vivir.

Por otro lado, quien puede decir ahora, al tratar de hacer un balance de nuestra vida que efectos podrán tener las cosas que calificamos como ‘buenas’ de este año y las que calificamos como ‘malas’. Es muy posible que pensemos que tener una nueva casa sea lo mejor del año, u obtener un ascenso, o que perder el empleo sea lo peor. Sin duda que aquello que incrementa nuestra comodidad física será evaluado como algo mejor y lo que lo decrece sea considerado lo peor. Si lo ves fríamente es una expectativa bastante hedonista de la vida. Tampoco quiero mover tu péndulo ideológico hacia una mentalidad estoicista, sino a que no vivamos sujetos a ellas, a ninguna de las dos.

Dios nos creo de una forma única y especial, y actúa en nosotros con las múltiples formas de su gracia que si lo pensamos quedamente es paradójico que tengamos la tendencia a simplificar y a reducir en parámetros tan primarios los aspectos más importantes de nuestra polifacética vida.

Para concluir te comento que también el tratar de medir la vida en parámetros de tiempo tan amplios como un año, deja reducido al polvo aquellos abundantes aspectos cotidianos que en verdad son los que la nutren. Situaciones tan momentáneas que pueden llegar a ser olvidables pero que, sin embargo, no se puede dudar que el peso específico de nuestro balance de felicidad o sufrimiento depende en la mayoría de los casos de su calidad y frecuencia en el día a día.

La progresión en la búsqueda de estándares de vida mejores -desde el punto de vista de nuestra comodidad- quiza no es despreciable, pero lo será en la medida que perdamos de vista aquello para lo cual deseamos lograrlo. En palabras mas prácticas, lo importante no es solamente hacia donde nos dirigimos, sino en que forma vamos caminando hacia allá. Creo que lo más valioso de este trayecto temporal que llamamos vida no es si cumplimos metas o propósitos más altos o más bajos, sino que en cada uno de ellos podamos apreciar las múltiples formas en las que Dios se permite acompañarnos, una vida de relación con El que no depende de las posesiones o de las circunstancias, que es perennemente incondicional, para vivirla, de ser posible, en compañía de aquellos que amamos y nos aman. Y no solo de nosotros sino de vivirla también con aquellos que le necesitan en todas los aspectos que Su Presencia hace falta.

La Voz en el Desierto

Licensed by Copycristian

Tags: PERSONALES · PROYECTOS · REFLEXION · SOCIEDAD · VIDAS

8 responses so far ↓

  • 1 Betty // Jan 1, 2008 at 10:23 pm

    Amigo Pasajero,feliz año! 🙂

    Que interesante y cierta reflexion,me ha gustado muchisimo.

    Bueno,yo en lo personal,calibro todo lo que puede haber pasado en mi vida durante un año o un mes por lo que aprendi en primer lugar y por lo que comparti en segundo.Creo que el vivir entre otras cosas es aprender de todo y por todo lo que uno pasa y la belleza esta en compartir lo que vamos aprendiendo.Yo no soy de hacer listas de metas y propositos al comienzo del año,lo he intentado pero es algo que no se me da.Hay cosas que van a ser siempre un proposito,que no cambian,hay otros propositos que van naciendo en el camino y algunos se concretan y otros no.Muchas veces las mejores cosas que podemos alcanzar o que nos pueden suceder normalmente no estaban planeadas o en la lista de metas,simplemente pasaron.A veces soy criticada por mi forma de ver ciertas cosas, pero creo totalmente que la vida no deberia planearse minuciosamente,eso es quitarle la belleza,es perderse la magia del cotidiano imprevisto.Sin ser irresponsables o insensatos,creo que se puede vivir un dia a la vez de la mano de Dios.

    Saludos cordiales!!

  • 2 Jaaziel // Jan 2, 2008 at 9:52 am

    Hermosa reflexión para empezar el año, mi hermano.
    La reseñe en el blog
    Un abrazo fraterno

  • 3 Alejandro Vazquez // Jan 3, 2008 at 2:26 pm

    Hola querida pasajera, estoy de acuerdo contigo.
    Cual sería la aventura si vivieramos una vida qu estuviera totalmente planeada.
    Además eso s virtualmente imposible. Cualquiera que lo diga esa diciendo sandeces.
    Sin duda que hay algunos aspectos ‘macros’ de nuestra vida que debemos de planear, educacion, servicio cristiano, etc. Pero a manera de rumbo de vida, no tanto porque con precisions se vaya a lograr lo que se busca.
    Tienes razon sería además aburrido.

  • 4 Alejandro Vazquez // Jan 3, 2008 at 2:27 pm

    Hola Jaaziel, te lo agradezco mucho y me siento sumamente honrado por lo que has hecho.
    Gracias!
    Un fuerte abrazo

  • 5 Jaaziel // Jan 3, 2008 at 4:13 pm

    Y yo me siento honrado con leerte 😉
    Un abrazo fraterno

  • 6 GRISELDA RICO // Jan 31, 2008 at 8:45 pm

    En ocasiones nuestra vida suele ser monotona,pero es porque la hacemos asi ,,aveces no disfrutamos lo que tenemos a nuestro alrededor y nos perdemos de cosas maravillosas he ahi el dicho tan famoso vive la vida al maximo como si fuera el ultimo dia , asi como tambien año nuevo vida nueva ,aunque pienso que no deberia de ser asi ,vamos evolucionando con el paso del tiempo pero eso depende de nosotros de nuestro interior ,escuchar nuestro yo interno y ver mas alla de la realidad,buscando la felicidad sonriendo a la vida con optimismo, esta lindo tu escrito ,,la felicidad esta en nosotros mismos.

    aunque nada sea tan facil.

  • 7 Carlos A // Jan 8, 2009 at 9:58 am

    Estimada Jaaziel, en verdad te agradesco la reflexión…con mucho acierto y tino has podido darnos justo como decimos en Perú: “en la yema del gusto”…y te comentare también que voy a utilizar tu reflexión para mis hermanos de comunidad que me han pedido hacer algo parecido a lo qus nos ofreces…y nuestro agradecimiento será que elevaremos plegarias a Dios para que siga bendiciendo tu vida y te siga inspirando para que a través tuyo El nos siga hablando. Saludos desde Perú

  • 8 Alejandro Vazquez // Jan 9, 2009 at 8:56 am

    Saludos Carlos, tengo que decirte que Jaaziel no es ‘ella’ sino el, y quien escribio dicha reflexion fue tu servidor, hay que leer con cuidado. Saludos

Deja un comentario