La Voz en el Desierto

Un Oasis en la Soledad

La Voz en el Desierto header image 2

¡Pobrecito México, Tan Lejos de Dios…

October 27th, 2007 · 8 Comments

… y Tan Cerca de los Estados Unidos!…

Diálogos Larvarios -México, su Historia y Travesía Espiritual (1). La Introducción

Escudo Nacional MexicanoMéxico, un mosaico étnico y cultural, aglomerado con diversos aglutinantes, en yuxtaposición aleatoria, con contrastes tajantes, un país de extremos, un país de grises; un país indefinible. En el cabemos mestizos, blancos, negros, indios, todos. Mexicanos ricos hasta la humillación, mexicanos pobres hasta el dolor. En este amplio espectro de rostros, de expresiones, caminamos hacia nuestro destino, el de cada quien, el de todos. Un país creciendo desde los ideales o desde la falta de ellos. Una tensión permanente que nos ha hecho lo que somos.

México es un país como todos, en perenne estado de construcción y deconstrucción. En este permanente periodo larvario hacemos nuestras vidas, tan felices y tan miserables como nosotros, todos, nos dispongamos a hacerla. De fondo, se encuentran los ajustes finos y macros del que Nos Sustenta sin nosotros notarlo. Es un prodigio que estando tantas veces al borde de abismos imaginados, sigamos avantes, como un organismo, como un cuerpo, como un pueblo.

Nuestro complejos flotan en el aire permeando nuestras almas, nuestra memoria colectiva. Las más de las veces nos reímos de ellos, cuando no, les odiamos, e incluso hasta les lloramos. México tiene muchos origenes, no uno solo, no fueron solo las independencias, tampoco solo lo fue la llegada del español, ni el camino a Aztlán; nuestros origenes son tan diversos como lo es el tono de nuestra piel, como es la profundidad de nuestras miradas, como es la tierra en que andamos.

En esta reflexión, también larvaria, entraremos en un diálogo con la Historia, nuestra historia, la tuya y la mía, en una travesía hacia su aspecto espiritual y sus impulsos. Una conversación imposible pues, el pasado, es inaccesible y visitar los interiores del otro, también. Pero con la construcción de una charla permanente entre las voces de ayer, reflexiones plasmadas en papel o en digital, preguntaré con franqueza acerca de su itinerario espiritual, desde mis diferentes posiciones, como mestizo, como cristiano, como hombre, como padre, como un idealista pragmático -si acaso esto es posible-, como un clase mediero actual, pero también como uno que sufrió humillaciones por su pobreza, y porque no, desde la postura del otro, del rico, de la mujer, del oprimido. Preguntas y respuestas que nos acercaran o alejaran de nuestro eje central actual, ni a la derechas o izquierdas, ni al centro, norte o sur, nos moverán a otro eje, si es posible, omnimodal, policéntrico, como lo es en realidad.

Con este diálogo, permanente, con mi fe bíblica, cristiana, sin apellidos, como telón de fondo, procuraremos definir una identidad del mexicano, que no es sólo única, sino múltiple; si no es posible tanto, por lo menos lograremos acentuar sus aristas, divergencias y homogeneidades, aunque no solo ello, también hablaremos de los continuos y discontinuos de un pueblo que se debate entre péndulos y cuadriculas que le atan, le liberan y le truncan, incesantemente, en forma irrepetible. Y en su aspecto espiritual, procuraremos recorrer la travesía interior del mexicano en una reflexión integral con su historia y su época.

Este diálogo lo inicié mucho tiempo atrás, quizá desde la infancia; en muchos sentidos es un diálogo interno, no hay voces audibles, pero en otro sentido es un diálogo con todos, y por todos los medios existentes. Finalmente, en su caudal, las opiniones e información que tocaremos, poco a poco, es tan vasto que, sin duda, este diálogo larvario con la historia nunca dejará de ser eso, larvario. Nunca habrá una opinión acabada o absoluta, ni siquiera fija, pero es mi diálogo, una catarsis personal, con mi pasado, por mi presente y mi futuro. Por tanto, aunque mi expectativa personal de esta tarea es muy amplia, casi inalcanzable, en un sentido real es, por la misma razón, sumamente limitada, como lo soy yo. Así que, le ruego no espere todo, es más no espere tanto, si es posible, tan sólo acompañeme.

Aún así, este diálogo, a pesar de ser algo tan personal, y de tratar acerca de México, no esta limitado a nosotros, es decir, en su aspecto humano, es un espejo para muchos humanos y como país, es un espejo para muchos países. La historia de México no fue algo que surgió desde la nada, es una composición del collage socio-político del contexto de cada época, en interacción continua con las naciones y grupos humanos que le rodean o le encuentran a su paso. Por lo tanto, este diálogo con la historia y con los diferentes Méxicos puede ser utilitario para muchos, o por lo menos, eso creo, será entretenido.

La frase titular es paradigmática, icónica, se le ha adjudicado a Porfirio Díaz, un ex-presidente de México. Tal frase, nos habla claramente de un pueblo que se siente abandonado, que se duele de sí, en una relación discontinua de atracción y detracción hacia Dios y hacia Satanás. El Diablo, se ve proyectado, por muchas razones, en su arquetipo mexica, como son, los Estados Unidos. Pero esto no es mas que una pequeña evidencia de la singular duplicidad y esquizofrenia del mexicano: Anhela estar cerca de Dios, pero es el país mas laico, y laicista del continente americano, y parece aborrecer a los Estados Unidos, pero vive en permanencia con el ‘sueño americano’ y sino, por lo menos le disfruta en paseos y turismos.

México, después de todo, aunque se siente estar tan lejos de Dios, no parece estar tanto, pues el mexicano canta siempre, con confianza a Su Patria, en su Himno Nacional, “que en el cielo tu eterno destino, por el dedo de Dios se escribió”.

Así entonces, sin más preámbulo, le invito cordialmente a que me acompañe en esta travesía, en un viaje a los interiores y exteriores de una nación en continuo hibridaje en busca de sus identidades. Bienvenido a este viaje, mi viaje y desde ahora nuestro viaje.

Alejandro Vázquez

Tags: DIALOGOS LARVARIOS · HISTORIA · MEXICO · PERSONALES · SOCIEDAD

8 responses so far ↓

  • 1 Betty // Oct 27, 2007 at 10:31 pm

    Pasajera a bordo….

    🙂

  • 2 Alejandro Vazquez // Oct 28, 2007 at 12:57 am

    Hey! Bienvenida a bordo pasajera!…
    Será un placer tenerla en estas rutas.
    Un abrazo fraterno querida amiga… 🙂

  • 3 Mar.W // Oct 28, 2007 at 3:50 am

    Wow!
    Gustosa y expectante me uno al viaje a mi tierra!!

    Abrazos

  • 4 Alejandro Vazquez // Oct 28, 2007 at 1:33 pm

    Mar! Hola! Toma asiento, lugar y tabla…!
    Bienvenida a estas rutas al corazón de nuestro México…

  • 5 Isa // Oct 29, 2007 at 3:27 am

    ¡Suben…! ¡yo voy también!

  • 6 Alejandro Vazquez // Oct 29, 2007 at 3:01 pm

    Isa! Excelente! Bienvenida a bordo tambien!

  • 7 El Gato peruano en Texas // Nov 30, 2008 at 12:45 pm

    Saludos desde Texas !!

    El gato

  • 8 Alejandro Vazquez // Dec 3, 2008 at 12:55 pm

    Saludos el Gato!

Deja un comentario