La Voz en el Desierto

Un Oasis en la Soledad

La Voz en el Desierto header image 2

Alerta ONU que biocombustibles puede incrementar número de hambrientos

September 30th, 2007 · 5 Comments

UNA NOTA URGENTE PARA LA IGLESIA:

LOS CREYENTES Y LA ECOLOGIA

La importante Alerta dada recientemente por la ONU, acerca del riesgo de uso de biocombustibles en base al etanol es sumamente valiosa y requiere reacciones emergentes, y ninguna persona, creyente o no, debería dejarlo al acaso.

El uso de estos biocombustibles, por mas que los oligárquicos intereses neoliberales de los dueños del mundo lo quieren presentar como favorables al medio-ambiente, podría llevarnos a una genocida desintegración malthusiana de nuestra sociedad y podría, sin más. regresar a la humanidad a la edad de piedra en un salto cuántico de quizá una generación.

Estas políticas neoliberales intentan poner a competir la base tecnologica con los alimentos, pero, sin duda alguna, países como México, por ejemplo, donde el maíz es la base alimentaria de la nación, podríamos sufrir un colapso irreversible cuando los sembradíos no sirvan más para el sustento del pueblo, sino para consumo de combustibles y tecnología diversa. Con esto no queremos decir que la ciencia, la tecnología o la industria sean algo perverso e inhumano en sí, sino que, como todo, la forma en que se les utiliza y sus excesos es lo que provoca estos resultados tan lamentables.

Existen recursos naturales como la energía nuclear o la energía solar que deberían desarrollarse y perfeccionarse con mayor ímpetu para su uso generalizado para asegurar así, no sólo la supervivencia de la tecnología misma, la industria y la economía de los países, sino principalmente para asegurar la supervivencia misma de la humanidad.

Cuán valioso es que el ser humano, y sobre todo los creyentes, la iglesia, puedan verdaderamente aplicar la mayordomía o la administración de la creación y sus recursos naturales tal como Dios se la otorgó a Adán en Génesis 1:26 y 28. En este aspecto, la iglesia tiene un rol principal del cual no se oye nombrar desde los púlpitos de los templos, mucho menos entre las bancas y los pasillos; que la autoridad de enseñorear la tierra y sojuzgarla otorgada por Dios al hombre, término empleado solo en genérico, no fue un acto de fascismo o represión contra la naturaleza, como los amantes de la ecología profunda lo quieren hacer ver, sino, que fue la oportunidad de manifestar el servicio que el ser humano puede ofrecer en colaboración con el Creador para la preservación de la creación y los recursos naturales y que esta pueda resultar verdaderamente autosustentable y vasta, indistintamente de la cantidad de población que pudiera llegar a existir en esta tierra.

Yo no soy deísta, que piensa que Dios creo todas las cosas y las dejo andar a su suerte, sino que creo que Dios, después de la creación, aún sustenta todas las cosas con la Palabra de Su Poder. En este, SU ejercicio cotidiano, la iglesia también tiene un papel que desarrollar que ha sido hasta hoy ignorado, pues el mundo mismo gime a una como con dolores de parto por causa de redención; sin embargo, he aquí que la redención ya fue otorgada cuando el hombre fue redimido. Por lo tanto, el hombre regenerado y renovado en su mente, debería actuar en consecuencia, y ejercer así una mayordomía necesaria para lograr la regeneración y restauración de esta tierra.

Me dirás que habrá un Cielo Nuevo y una Tierra Nueva, sin duda alguna, pero no por ello se debe caer en el determinismo y dejar a la creación a su suerte, somos parte de ella, es decir, vivimos de y en ella, en su justa medida humana solamente, somos en cierto sentido, simbióticos con la creación. Por tanto, caer en el determinismo sería tan absurdo, como decidir no predicar más porque sabemos que muchos quizá no llegarán a ser salvos. Bajo ese enfoque, resulta lamentable, que algunas de las catástrofes que ocurren en la tierra, provocadas por los excesos del fascismo tecnológico e industrial sean vistas por muchos como señales de la Segunda Venida de Jesucristo, como un suceso necesario de una manera determinista, cuando con acciones concretas emanadas de principios escriturales, y hasta de simple sentido común, podríamos ser testigos de una suficiente transformación de esta tierra para beneficio del hombre, el medio ambiente, la fauna y en general para la creación misma en su totalidad.

Resulta evidente que la redención otorgada en la cruz por nuestro Señor y Salvador Jesucristo, trasciende mas allá de nuestra regeneración personal, es decir, implica también una regeneración social, y en consecuencia lógica una regeneración de la creación. Con esto no quiero decir, que el proceso de entropía natural pueda ser detenido o modificado por nuestras acciones, entendiendo que la entropía es la tendencia natural de los objetos a caer de un estado de orden a un estado de desorden, pensar tal cosa sería descabellado; mas bien, en ese sentido, la Escritura misma nos da ideas paralelas acerca de la entropía en varios pasajes, basta referir lo dicho en el Salmo 102:25-26 como un pequeño ejemplo. El tema de si la entropía es una consecuencia lógica de la transgresión del hombre podríamos discutirlo en otra ocasión.

Lo que se quiere decir, es que cada uno de los hombres y mujeres creados a imagen de Dios, y principalmente cada uno de los hijos de Dios, regenerados en la redención, pueden tomar acciones precisas y concretas para poder llevar a la creación en un proceso de regeneración parcial o por lo menos de restauración provisional hasta que la “creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.” Romanos 8:21. Todavía más haríamos, si por lo menos, y dejaramos la Escritura a un lado, nos percataramos del máximo disfrute de la creación si tuvieramos verdadero cuidado de preservarla y restaurlarla.

Como dice la Escritura, “el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.”Romanos 12:19, a que entonces esperar y porque no tomar estandarte en acciones pertinentes en torno a la ecología y cumplir este anhelo de la creación, manifestando también en ella los resultados de la regeneración en nuestra vida. Es lamentable notar que los que no han sido aún regenerados, tienen mayor sensibilidad hacia esta necesidad de nuestro tiempo y realizan proyectos y luchan por esta causa, mientras la iglesia se mantiene impavida entre las bancas.  

Este no es un llamado a acciones colectivas de manifestación política e inocua, ya no es posible creer en ellas, mas bien es una invitación a tomar acciones prácticas de resultados concretos; primero, que esta reflexión nos lleve a una posición de distanciamiento y de rechazo ante medidas mercadotecnias como las del uso del etanol que pueden destruir la preciosa vida que Dios ha otrogado a la creación y al hombre, pero en lo breve, que la iglesia saliendo a los parques a sembrar arboles, la iglesia saliendo limpiar solares, la familia cuidando lo que hace con sus desechos del hogar, el individuo cuidando no usar productos que afecten el medio ambiente, la lista sería enorme. Es casi utópico y lamentable ver que este tipo de acciones difícilmente serán ejercidas por la iglesia, cuando medidas y acciones tan inmediatas como el imperativo bíblico de la predicación del evangelio de salvación esta relegada a segundo plano en relación con el fenómeno mediático comercial en que se han convertido muchas iglesias.

En conclusión, que la iglesia tome conciencia de su rol protagónico en el tema ecológico, que haya una reflexión profunda acerca de este tema, no nuevas teologías con títulos superfluos, sino criterios definidos acerca de este tema que nos compete mucho en lo personal y en lo colectivo, aliviar un poco la corrupción natural que priva en la creación, aminorar el impacto que políticas económicas o industriales le procovan, cumplir con puntualidad lo que la Escritura indica de manera sencilla: acallar “el anhelo ardiente de la creación”, que es, la manifestación de los hijos de Dios.

La Voz en el Desierto

A continuación, la noticia ————————– 

Fuente. Universo Cristiano

Ginebra, Suiza Miércoles 26 de septiembre de 2007 07:25 La proliferación de los biocombustibles puede tener un grave impacto en la producción de alimentos, lo que puede incrementar aun más las alarmantes cifras de hambrientos, según alerta un informe elaborado por la ONU.

“El relator especial está gravemente preocupado sobre el hecho de que los biocombustibles dejen una estela de hambre (…) La rápida idea de convertir comida -como maíz, trigo, azúcar o palma- en combustible es una receta para el desastre” , señala el informe.

“Existe un serio riesgo de crear una batalla entre la comida y el combustible que hará que los pobres y los hambrientos en los países en desarrollo estén a merced del rápido aumento de los precios de los alimentos, la tierra y el agua” , prosigue el informe de la relatoría sobre el derecho a la alimentación de la ONU, que será presentado ante la Asamblea General el próximo 24 de octubre.

En el mundo hay 854 millones de hambrientos, una cifra que “ha estado aumentado desde 1996”.

La relatoría se queja de que no se ha hecho ningún progreso para reducir el hambre, a pesar de los compromisos asumidos por los gobiernos en la primera Cumbre Mundial sobre el Hambre de 1996, y en la Cumbre del Milenio del año 2000.

Y destaca que más de seis millones de niños mueren cada año de hambre o de enfermedades relacionadas por la mala alimentación antes de cumplir cinco años.

Por ello, aunque el relator especial aplaude la producción de biocarburante como un método efectivo para limitar el cambio climático, al mismo tiempo considera “inaceptable” que ponga en peligro el derecho a la alimentación humana.

El documento alerta de que la producción de biocombustible hará subir los precios de los productos básicos “amenazando su acceso a los más pobres que ya dedican una gran proporción de su ingresos para alimentarse”.

Asimismo, los especialistas creen que muchas agroindustrias querrán obtener más tierra, con lo que aumentará la competencia por la propiedad, y se multiplicarán los casos de evacuaciones forzadas.

Otro de los temores del relator especial es que se incrementen los casos de explotaciones de producción de caña de azúcar que utilizan mano de obra esclava.

Además, el informe expresa su preocupación porque sean los países en desarrollo los que padezcan las decisiones tomadas por los más industrializados.

De hecho, el texto pone de manifiesto que los grandes países industrializados, como Estados Unidos o los que integran la Unión Europea, han establecido para el futuro próximo elevados aumentos del uso de biocarburante.

“Pero esos objetivos no pueden ser alcanzados con la producción agrícola de los países industrializados. Se estima que Europa tendría que dedicar el 70 por ciento de su producción agrícola para lograrlos, y Estados Unidos toda su cosecha de maíz y soja” , señala.

“Por tanto, los países industrializados están muy interesados en que sean las naciones del sur las que produzcan biocombustible para que ellos puedan alcanzar sus objetivos” , explica.

Por eso, el informe llama a establecer una moratoria de cinco años para la actual producción de biocarburante que “permita idear tecnologías y estructuras reguladoras que protejan contra el impacto negativo en el medio ambiente, la sociedad y los derechos humanos”.

Los expertos de la relatoría están convencidos de que la moratoria será efectiva siempre y cuando: se reduzca el nivel actual de consumo de combustible, se creen nuevas tecnologías para producir biocombustible que reduzca la competencia entre la comida y el carburante, y se asegure que la producción de biocarburantes se base en la agricultura familiar.

Tags: ANALISIS · ECOLOGIA · FASCISMO · IGLESIA · NOTICIAS

5 responses so far ↓

  • 1 Isa // Oct 2, 2007 at 12:40 am

    ¡Vaya! ¡si que es de pensarse!, pero ahora, ¿qué podemos hacer?
    Sinceramente.

  • 2 Alejandro Vazquez // Oct 2, 2007 at 4:59 pm

    Hola Isa! Sin duda requiere una reflexión por parte de los creyentes en solitario y en conjunto para que se pueda convertir en un ‘quehacer’ dentro de la agenda de la iglesia y darle el lugar que le puede corresponder.
    Difícil de lograr y de asimilar ( no imposible) cuando en comparación, por ejemplo, los creyentes gastan mas en consumo de chicles de lo que invierten en ‘Misiones’…!
    Gracias por escribir

  • 3 Karel Golcher // Dec 26, 2007 at 5:56 pm

    Hola Alejandro,
    ¡Buena reflexión!

    Una buena cosa que podemos hacer para ayudar a nuestras iglesias locales a que tomen cartas en el asunto -en cualquier necesidad social de nuestras naciones- es imprimir nuestros propios post de nuestros blogs, (como este), sacarle copias abundantes para cada uno de los miembros (aunque sean 5 mil miembros!), darle una copia a cada uno, y preguntarles después de una semana “qué entendieron” de nuestras lecturas. A veces la falta de acción se debe a la ausencia de la información.

    Si después de informar a nuestras iglesias (incluyendo a muchos de nuestros pastores que viven perdidos en en las burbujas espiritualizadas de lo que en su opinión es “el ministerio”) notamos que el pueblo continúa estéril en su accionar, entonces imprimamos los cuatro evangelios con letra grande, demósle una copia a cada miembro para que re-lean los principios y valores del reino que Jesús propone, y oremos para que el Espíritu Santo inaugure el entendimiento espiritual en ellos. Mientras tanto, nosotros sigamos con la mano en el arado.

    ¡Sigue adelante, Alejandro!

  • 4 Alejandro Vazquez // Dec 30, 2007 at 2:50 pm

    Hola Karel! Saludos, Te agradezco mucho tu comentario.
    Sin duda que es una labor proactiva que deberá ser reconocida por la iglesia. Es lamentable en verdad que haya mas discernimiento en los de afuera que en los de adentro.
    En ese sentido coincido contigo en la percepción extraespiritualizada de la realidad que ha hecho de la iglesia un ghetto por convecimiento propio.
    Me gusto tu blog, podemos colocar un enlace reciproco.
    Saludos y disculpa la demora en responder…
    Que disfrutes estas fiestas y fin de año en compañía de tu querida familia

  • 5 sarai de la rosa // Jul 1, 2008 at 4:36 pm

    caray que cosa se avecinan sin lugar a duda y que ilusos los testigos de Jehova al pensar que concervaran esta tierra.

Deja un comentario