La Voz en el Desierto

Un Oasis en la Soledad

La Voz en el Desierto header image 2

El nuevo representante del Vaticano en México viene a hacer trabajo político en el país: Patricia Mercado

July 24th, 2007 · No Comments

Amados amigos,

 Tal como lo habíamos comentado. Aquí en México se esta dejando notar poco a poco el acercamiento que la iglesia de Roma tiene con el gobierno mexicano. La singularidad del estado laico mexicano corre el riesgo de venirse abajo ante su creciente presión y cabildeo ante el legislativo.

Sin duda debe haber una oposición directa por nuestra parte ante la intromisión de la romana acerca de la separación de la iglesia y el estado promulgada en las Leyes de Reforma con el Presidente Juárez el siglo antepasado. El gran pero, para mí, es que el estado laico se debe mantener irreductible y sin cambio, PERO la expresión y participación pública de las iglesias ante la ciudadanía debe ser mayor.

Paso a explicarme, antes de que algunos tomen piedras o tomates. Las Leyes de Reforma cumplieron objetivos específicos a partir de 1857 ante el poder y control real que la romana tenía en México con mas del 85% de las propiedades bajo su mano, y el inquisitivo y férreo control de conciencias durante y despues del período colonial.

Pero, despues de 150 años, la diversidad de iglesias y el establecimiento en 1992 de las leyes sobre Asociaciones Religiosas, el panorama hoy es diferente. Resulta absurdo saber, por ejemplo, que aquí en México un creyente cristiano NO PUEDE tener un programa con temas religiosos sin el permiso expreso de la Secretaría de Gonernación, previa protocolo burocrático y solicitud con la firma autorizada por algún líder de culto que sea reconocido como tal por la misma SG. Permiso que no puede darse por tiempo indefinido sino por un máximo de 3 meses y discontinuos. Se los digo con conocimiento de causa pues yo tuve un programa de radio al aire.

Es decir, lo que vino a resultar un beneficio para la población mexicana hace 150 años, hoy se ha vuelto una represión exacerbada. Seguir aplicando estas ideas es tirar el agua sucia con todo y el niño. Por otro lado, hay muchos derechos de los creyentes que aunque en la ley se pueden encontrar expresadas, en la praxis es impsible aplicarlas. Este derecho se debe y puede y aplicar porque la ley lo permite, sin atentar con la naturaleza del estado laico mexicano.

Sé que muchos no coincidirán conmigo. Pensarán que para que darle alas a la romana, o para que correr cualquier riesgo, que es mejor seguir como estamos. Sin embargo, número conservadores del INEGI indican ya que mas del 6% de la población mexicana puede identificarse como protestante o evangélico. Otros números un poco mas alegres indican casi el 15% de la población. Un mediano 10% manifiesta un peso específico sumamente amplio de ciudadanos que merecen y tienen el derecho de expresar su fe y sus ideas tal como lo establecen las garantías individuales consagradas en nuestra Constitución. Pero los complejos de inferioridad nos tienen mas agarrados que las mismas leyes.

¿Dónde estan aquellos que trastornaban el mundo con su mensaje? La pasividad del iglesia evangélica mexicana se ha vuelto comodina y prefiere no correr riesgos y callar, que asumir el poder y la valentía de expresar su fe en público como lo demanda la Escritura.

Aclaro, esto no es un llamado a un movimiento colectivo de demanda ante el gobierno, yo no creo en esos movimientos, pues siempre a la brevedad se desvirtuan y el control de ellos pasa manos extrañas.

Sino que es un llamado a que cada creyente pueda desde su lugar ejercer aquello que la ley le ampara, sin complejos de culpa, y porque no, transmitir este mensaje hacia el resto hasta que se vuelva una realidad lo que necesitamos y buscamos.

Que el evangelio de la Cruz sea predicado con TODA libertad y por TODOS los medios por TODA la República Mexicana y sus rincones mas extremos.

Así sea

La Voz en el Desierto

——————————————-

En los próximos meses se intensificará la actividad de la Iglesia católica en busca de ampliar sus márgenes de influencia, entre las que está el lograr tener injerencia en la educación pública, lo cual significaría un gran riesgo para el Estado, advirtieron analistas.

En el foro ¿Estado laico contra libertad de expresión?, organizado por la fundación Voz Alternativa, Héctor Vasconcelos, coordinador de Defensa del Estado Laico del Frente Amplio Progresista, advirtió que aunque la sociedad en general está en favor del laicismo, “el gobierno tiene gente que es enemiga de él”.

Detalló que “el partido en el poder tiene personas y sectores que son, enemigos declarados del laicismo, se trata de gente perteneciente a los poderes fácticos, al gran capital, parte de la elite de medios de comunicación que comparte la agenda de la alta jerarquía católica. Esto deja una democracia desigual, porque son ellos los que tienen el hilo del poder en la mano y los que podrían decidir sobre esto”.

Lorenzo Córdova, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, habló en ese sentido y señaló que la Iglesia Católica busca que en las escuelas públicas se imparta educación religiosa. Sostuvo que esta es la intención principal del clero cuando demanda tener mayor “libertad de expresión”, y ejemplificó las contradicciones entre la enseñanza laica y la religiosa.

Al comenzar su exposición, Córdova dijo que el Estado laico no es ateo, sino que reserva la religión al ámbito privado. Recordó cómo en los pasados meses, la Iglesia ha tenido una gran actividad y en el caso de la despenalización del aborto en el DF “mostró el rostro más iracundo e intolerante”, que ya raya en la ilegalidad.

Explicó que el clero católico busca poseer medios de comunicación, tratar temas políticos en el púlpito, recibir presupuesto federal e intervenir en la educación pública. En semanas recientes ha habido declaraciones del cardenal Noberto Rivera, del vocero de la Arquidiócesis de la Ciudad de México, Hugo Valdemar, y de los abogados católicos por contar con lo que ellos llaman mayores “libertades”.

Frente a “la invocación de la libertad de expresión, se esconde una batería de demandas más amplia”, señaló. “Un Estado democrático es laico. En toda democracia el ejercicio de los derechos debe ser relativizado, y ceder a las presiones significa abrir la puerta a una oleada que erosionará el Estado democrático”, advirtió.

La ofensiva de la Iglesia Católica, que en los próximos siete meses se intensificará, es porque quiere ser parte de la reforma del Estado, y ya tenemos al nuevo representante del Vaticano en México, que viene a hacer trabajo político en el país, señaló por su parte Patricia Mercado, quien fue candidata a la Presidencia de la República por el Partido Alternativa Socialdemócrata y Campesina.

En su turno, Vasconcelos se refirió a que apenas van 150 años de que se acabó el poder político de la Iglesia Católica en México, luego de 300 años de poseer el control económico y político, e ironizó diciendo que habría que esperar otros 150 años para hacer algún cambio. Señaló que es paradójico que ahora el clero hable de intolerancia y de respeto a los derechos humanos, cuando por tres centurias no dio a los demás estos derechos.

Recordó la reciente resolución de un tribunal en Los Angeles, California, que demandó un pago millonario a la Iglesia Católica por los casos de pederastia denunciados ahí, y sostuvo que el clero debería investigar “esos delitos, antes de proponer la demolición del Estado laico”.

Angelica Enciso

Fuente: La Jornada

Tags: ANALISIS · DERECHOS HUMANOS · FASCISMO · IGLESIA · INTOLERANCIA · NOTICIAS · SOCIEDAD

0 responses so far ↓

  • There are no comments yet...Kick things off by filling out the form below.

Deja un comentario