La Voz en el Desierto

Un Oasis en la Soledad

La Voz en el Desierto header image 2

El Mal, el Sufrimiento y la Omnipotencia de Dios

June 14th, 2007 · 4 Comments

Amigos de la Voz,

La existencia del Mal y el Sufrimiento es un tema muy socorrido en estos días. El tema, pueden imaginar, es profundo y poliédrico; así que es dificíl encontrar un acercamiento a su análisis que resulte conciso y sin ambages.

He leído una apología maravillosa acerca de un cuestionamiento dado por un individuo que se hace llamar ‘Duende Pagano’ en referencia a un escrito realizado por Gaby Ibarra. Es un verdadero deleite leer la respuesta que Gaby dió a semejante y pagano elemental de la naturaleza -léase ‘el duende’-.

Me gusta la sinceridad, el respeto de su respuesta, y el singular toque irónico utilizado disgrega la confrontación requerida por el buen duende. También, su reflexión sobre la paradoja de la bondad de Dios en torno al la permisión del mal y el sufrimiento humano me parece sumamente creativa y acertada. En conjunto, lo que mas me agrada es la agudeza con que Gaby utiliza la perspectiva ontologica para desbaratar con sencillez el argumento del duende de marras.

Bien, he colocado en este blog tal conversación, así que le invito animosamente a que lo lea con detenimiento, estoy seguro que le resultara no sólo de agrado, sino de reflexión personal acerca de este, a veces, controvertido tema.

Me disculpo con Gaby pues no le solicité su autorización para poner sus notas en este post, pero considero que argumentos para la defensa de la fe como estos es necesario que sean atendidos. Sólo lamento que esta apología de Gaby no haya sido mas extensa a causa del espacio.

Si desea visitar directamente el Blog de Gaby Ibarra y leer el escrito que originó tal conversación, por favor, le invito a que de click aquí. O si desea leer esta conversación directamente en el blog de Gaby, por favor de click aquí.

————————————————–

Duende Pagano dijo…
El drama que has expuesto me hizo recordar una lectura que hice acerca de la existencia del sufrimiento en un mundo gobernado por Dios. Entre otras cosas, el autor trataba de hallar las razones que motivaron a un Dios bueno, todopoderoso y omnisciente a permitir el dolor y la angustia en su propia creación. Porque si Dios es bondadoso, ¿por qué conciente el sufrimiento? Si es omnisciente, ¿por qué no hace algo ahora mismo para resolverlo? Si es todopoderoso, ¿por qué no lo elimina? O de otra forma: O Dios no es suficientemente poderoso para eliminar el sufrimiento, o no es suficientemente bondadoso para importarle, o no es suficientemente sabio para saber cómo resolverlo.

Monja dijo…
Duende pagano (que adjetivo redundante tiene su duendeza) le quisiera responder a mi modo, sin teologías. Pero atendiendo a sus modos.

Ya que usted divide entre lo sagrado y lo profano, entre lo pagano y lo profeso, entre lo seglar y lo religioso, las preguntas que hace serán siempre una cebolla para pelar.

Cuénteme de esa lectura que ha hecho, cómo la hizo, y de quién es lo que leyó al respecto. Y cómo sabe usted o de quién toma la idea, o cómo deduce que hay por lo menos un mundo gobernado por Dios, y a qué Dios se refiere.

Un Dios Topoderoso y Omnisciente puede estar relacionado con el sufrimiento humano, sin necesidad de que sus “atributos” divinos, como la Omnipotencia o la Omniscencia se afecten.

Uno -como ser humano- no sufre porque Dios no esté sabiendo que uno sufre, ni tampoco porque Dios no pueda hacer algo con respecto a ese sufrimiento.

Por lo tanto, no hay ninguna relación en mencionar la Omnipotencia y la Omnisciencia con la permisión de que exista el sufrimiento.

Los que creemos en Jesucrito como Dios creemos también en que Él somete su Omnipotencia y su Omniciencia a Su Voluntad.

Vea. Él puede hacer que crezca una planta de naranja en su ojo izquierdo -el suyo de usted- pero estoy muy segura de que no quiere hacerlo.

Puede hacerlo y sabe hacerlo, pero no quiere hacerlo. Somete su ciencia y su poder a Su Voluntad.

La pregunta de Si Dios es bondadoso, entonces por qué permite el sufrimiento en su creación, tiene una respuesta sencillisima: Lo permite porque es bondadoso.

Usted verá en esto una enorme paradoja irresoluble, quizás. Yo no.

Cuando usted pregunta ¿Por qué “conciente” el sufrimiento? entiendo que usted está preguntando por qué “consiente” el sufrimiento. Con “S”, del verbo consentir.

La respuesta es también muy sencilla, aunque quizás no para usted. Lo consiente porque lo consiente. Es decir, lo siente tambien. Lo con-siente, nos acompaña a sentirlo, porque ël lo sintió primero, y lo sigue sintiendo en nosotros, por nosotros, e incluso fuera de nosotros. Lo com-padece. Lo con-siente.

Le insisto en que la omnisciencia de Dios no tiene por qué estar relacionada en su lógica con “hacer algo para resolver el mal”.

Yo lo veo a usted más preocupado por si Dios es Omnisciente o si Dios es Omnipotente, más que por el tema del mal y que por el tema del sufrimiento.

Digamos, que se siente molesto porque la gente crea en Dios pero no siente muy molesto con que exista el mal.

Yo creo que con este ultimo usted se ha acostumbrado a convivir.
Eso es lo malo, y en eso también está el sufrimiento.

Es muy frecuente su planteo, debido a que la omnisciencia no es un atributo suyo de usted, ni tampoco la omnipotencia, por lo tanto son condiciones y nociones ajenas a usted, y solamente las ejerce en parámetros conjeturales.

Cosa muy distinta es la cuestión del sufrimiento y del mal, que no las plantea en su naturaleza sino solamente en su presencia, y es lo más comun hacer, ya que ambas cosas le competen a usted incluso como participante directo.

Yo le pregunto a usted ¿Quién dijo que Dios no ha resuelto ya el problema del mal y del sufrimiento? Es muy posible que no hayamos seguido sus “soluciones” ya planteadas y obradas.

Pero soñemos a su modo de usted:
Imaginese si la Voluntad del Dios Omnipotente y Omnisciente -incluso Omnipresente- un día decidiera que el mal y el sufrimiento desaparecieran de su vida. Tendría Dios que exterminarlo a usted, como entre las primeras medidas a tomar. Y también a mí me tendria que exterminar.

Poder puede, y saber sabe, lo que pasa es que no quiso y no quiere.

Precisamente por Amor (Su Esencia Personal) más que por Bondad (un atributo de carácter).

Los que sufrimos de verdad y nos molesta el mal de verdad, creemos en Jesucristo, Dios encarnado en el hombre para resolver el problema del mal en el hombre, y no solo del hombre y en el hombre.

El mal y el sufrimiento nos abarca, nos relaciona, nos traspasa, nos mina, nos “rellena”, nos motiva, nos acciona. Por lo tanto Dios “permitirá” eso en atención a usted, por encima del mal y su causa y por encima del mal y sus efectos (entre ellos el sufrimiento).

Lo que sigue ahora es una explicación soteriologica en que se implica la palabra Hesed y la ‘Emet (sin fracción separadora entre ambas) pero tengo que emplear la figura de Cristo en la Cruz y no creo que usted esté dispuesto a leer la solución del mal y del sufrimiento a través de la obra de Cristo como sustitución.

Quizás usted tenga una visión liberal de la cristología y no incluya los parametros salvacionistas en sus conceptos. De modo que hasta aquí podemos llegar.

En cuanto al otro tema, de por qué incluso los creyentes en Cristo nos hartamos, y nos agobianos por el dolor, y el sufrimiento, aun sabiendo y creyendo en que Cristo ha vencido, se refiere solamente a nuestras emociones (no creo en ningna santidad que reprima emociones, ni en ninguna resignación al dolor, ni tampoco en que el dolor pueda ser una ofrenda redentora, yo no soy católica) y se refiere a nuestra carga cotidiana, y no a la duda de la Presencia y de la Bondad y de que Dios sea Amor.

Dios es suficientemente Poderoso, Sabio y Amoroso, pero yo no lo soy. Lloro con todos los Cáceres de mi vida. Y si lloro y no soy indiferente, tengo la pregunta / respuesta ahí mismo: Quién me ha puesto en mí la compasión (el com-padecimiento), la empatía y el amor al prójimo. Yo de mí misma no he sido.

De mí misma sólo tendría estos actos reflejos: “¡¡¡¿Porque Dios permite que yo sufra?!!! ¡¡Dios no existe porque sufrimos!!!”

A traves del camino de la vida, algunos con más tiempo y otros con menos, el punto de contacto con la Omnisciencia, la Omnipotencia, la Hesed e incluso la paciencia de Dios no está ausente.
Al contrario. Su Presencia me “ensordece” y me “abunda” si me permite expresarlo así.

Sufro porque soy yo, no porque Dios es como Es, y porque estoy en el mundo bajo la Voluntad de Dios, a la cual no alcanzo a comprender de principio fin. Estoy pero no soy del mundo. Entonces lo que vivo, lo vive Cristo en mí. No yo. No hay nadie menos indiferente que Jesucristo viviendo en mí y sufriendo por mí y en mí.

Usted no haría ni podria hacer eso por mí, porque en principio no sabe usted lo que a mí me aflige, ni aún sabiendolo podria resolverlo, y de lo que más segura estoy es que menos que menos tendría usted la voluntad de llevarlo a cabo.

Esa es una razón también (no la única) por la cual crece y se multiplica el mal y el sufrimiento.
Dios permite también lo que usted permita.

“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” Juan 16:33.

Yo creo en eso. Le he mostrado con franqueza mis debilidades de cristiana sufriente, justamente porque confío en la Fortaleza que no proviene de mí.

Es mi fe y mi lógica, muy diferente a la suya planteada. La opuesta, diría.

Es un tema tan amplio, y el diálogo se hace dificil a partir de una negación, que este cuadrito tan ínfimo da claustrofobia.

———————————————————

La Voz en el Desierto

Tags: ANALISIS · APOLOGETICA · RECOMENDACIONES

4 responses so far ↓

  • 1 brisa nocturna // Jun 15, 2007 at 1:15 am

    Exelente!!

    Bendiciones.

  • 2 Monica Garcia // Jan 6, 2008 at 4:20 pm

    Creo que el reino de Dios avanza a pesar de que lo entendamos o n0. Nuestras limitaciones humanas no impiden que Dios sea el gran YO SOY y nosotros somos infinitamente pequenos para pretender abarcar su grandeza apartir de nuestro conocimiento. Gaby ,estoy contigo . Bendiciones.

  • 3 Monica Garcia // Jan 6, 2008 at 4:22 pm

    Muy Bueno.

  • 4 Blanca Elena // Sep 29, 2008 at 10:42 am

    Lo que sigue ahora es una explicación soteriologica en que se implica la palabra Hesed y la ‘Emet (sin fracción separadora entre ambas) pero tengo que emplear la figura de Cristo en la Cruz y no creo que usted esté dispuesto a leer la solución del mal y del sufrimiento a través de la obra de Cristo como sustitución…
    Si existiera la posibilidad de que lo explicaras para los que sí estemos dispuestos a leerlo, te lo agradecería tanto; ya explicas tan claro que hasta parece sencillo.
    Dios te bendiga y te siga dando entendimiento para las cosas que de Él vienen y las compartas, hasta podría suponer que Dios permite a los duendes, para que los Cristianos salgamos a hablar y compartamos lo que no es revelado de la Sabiduría de Dios.
    Gracias.

Deja un comentario