La Voz en el Desierto

Un Oasis en la Soledad

La Voz en el Desierto header image 2

LA BIBLIA EN ‘CIEN AÑOS DE SOLEDAD’

April 16th, 2007 · 4 Comments


Un breve comentario sobre la emblemática novela latinoaméricana de Gabriel García Márquez, en donde la realidad y la metáfora -‘realismo-mágico’- se unen para alimentar las vidas de la familia Buendía, en ese pueblo, que podría ser cualquiera, llamado Macondo.

Hace 40 años que esta novela rompió paradigmas y también recibió el premio nobel de literatura hace 25 años.

La Voz en el Desierto

La Biblia en “Cien años de soledad”
Por J. A. Monroy

CIEN AÑOS DE SOLEDAD ha sido estudiado por la crítica literaria desde numerosos ángulos y facetas. Algunos especialistas han destacado las vinculaciones entre las siete generaciones contenidas en la novela y las diferentes etapas bíblicas. Germán Darío escribe: “Un análisis detenido de CIEN AÑOS DE SOLEDAD revela que García Márquez ha rastreado este paralelismo teniendo como fundamento el recuento bíblico”.

Entre quienes con más insistencia han señalado la decisiva influencia de la Biblia en la obra de García Márquez destacan Ricardo Gullón, Mario Vargas Llosa, Germán Darío Carrillo, Juan Manuel García Ramos y Benjamín Torres Caballero.

Ricardo Gullón, el excelente crítico literario ya fallecido, señala cinco grandes etapas bíblicas en CIEN AÑOS DE SOLEDAD.

LA CREACIÓN García Márquez dice en la primera página de su novela: “El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo”.

En este texto está recogida la obra de la Creación, de la que tenemos noticia completa en los dos primeros capítulos de la Biblia.

EL ÉXODO La escapada de Moisés al desierto tras haber dado muerte al egipcio y la posterior salida del pueblo hebreo, episodios que se cuentan en el libro del Éxodo, están representados en CIEN AÑOS DE SOLEDAD por la huida de Riohacha de José Arcadio Buendía y su gente.

Después de matar a Prudencio Aguilar atravesándole la garganta de una lanzada, José Arcadio Buendía no lograba tranquilizar su conciencia. Harta de verlo sufrir, su mujer, Úrsula, le dice:
“Está bien, Prudencio. Nos iremos de este pueblo, lo más lejos que podamos, y no regresaremos jamás. Ahora vete tranquilo. Fue así como emprendieron la travesía de la sierra. Varios amigos de José Arcadio Buendía, jóvenes como él, embullados con la aventura, desmantelaron sus casas y cargaron con sus mujeres y sus hijos hacia la tierra que nadie les había prometido” (página 29).
La llegada de los peregrinos a su punto de destino parece calcada del capítulo 34 de Deuteronomio:

“Una mañana, después de casi dos años de travesía, fueron los primeros mortales que vieron la vertiente occidental de la sierra. Desde la cumbre nublada contemplaron la inmensa llanura acuática de la ciénaga grande, explayada hasta el otro lado del mundo” (página 30).

LAS PLAGAS En los capítulos 7, 8 ,9 ,10, 11 y 12 del libro del Éxodo, segundo en el catálogo bíblico, se relatan las diez plagas que Dios desencadenó para obligar al faraón de Egipto a dejar salir de sus dominios al pueblo hebreo. Aunque estas plagas se relacionan con fenómenos naturales, revisten en mayor o menor grado el carácter poderoso y milagroso de Dios.

Para Ricardo Gullón, el paralelo entre las plagas de Egipto y las plagas que padece Macondo “salta a la vista”. Macondo padece la plaga del insomnio, la plaga de las guerras civiles, la plaga del olvido, la plaga de la solapada invasión norteamericana, la plaga del banano y otras.

Dice Gullón: “La variante introducida por García Márquez no afecta a la sustancia, sino a la extensión de la condena. En la Biblia sólo son castigados los dominadores; en Macondo también los sometidos, los contagiados”.

EL DILUVIO Aceptando el lenguaje hiperbólico de San Juan, en el mundo no cabrían los libros que se han escrito acerca del diluvio del que nos habla la Biblia en los capítulos 6, 7 y 8 del Génesis.

La inundación catastrófica que según la Biblia tuvo alcance universal duró unos 400 días, de acuerdo a los análisis más fiables que se han hecho del texto bíblico.

En CIEN AÑOS DE SOLEDAD el diluvio azota Macondo a raíz del asesinato ordenado por la compañía bananera. No es Dios quien lo desencadena, sino el norteamericano y todopoderoso Mister Brown. Esto es, al menos, lo que cree el pueblo. Su duración sobrepasa el tiempo del diluvio bíblico, según García Márquez:

“Llovió cuatro años, once meses y dos días. Hubo épocas de llovizna en que todo el mundo se puso sus ropas de pontifical y se compuso una cara de convaleciente para celebrar la escampada, pero pronto se acostumbraron a interpretar las pausas como anuncios de recrudecimiento. Se desempedraba el cielo en unas tempestades de estropicio, y el norte mandaba unos huracanes que desportillaron techos y derribaron paredes, y desenterraron de raíz las últimas cepas de las plantaciones” (página 269). [Tomado de Protestante Digital, España]

Tags: ANALISIS · BIBLIA · LIBROS · LITERATURA

4 responses so far ↓

  • 1 Leo_on // Apr 17, 2007 at 2:52 pm

    Realmente, muy interesante.

  • 2 Anonymous // Apr 21, 2007 at 10:25 am

    Recomiendo uno relacionado en protestantedigital.com en la columna de eugenio Orellana, “El escribidor”, abajo a la derecha. Se titula “En el corazón de Macondo”
    http://protestantedigital.com/new/leernoticiaDom.php?5615

  • 3 Alejandro Vazquez // Apr 21, 2007 at 5:20 pm

    Gracias, excelente Link.

  • 4 Mabel Consuelo // Feb 24, 2014 at 4:58 pm

    Me encanta esta vision de Gabo !!Gracias!! por ver con NUEVOS ojos

Deja un comentario