La Voz en el Desierto

Un Oasis en la Soledad

La Voz en el Desierto header image 1

El avance del tiempo

September 25th, 2013 · 1 Comment

Hace quizá cuatro años que no he escrito por aquí. En algunas formas he extrañado esta forma de comunicar y de extender las palabras que nos pueden llevar a acercarnos unos a otros y a edificarnos unos a otros.

Tiempo ha habido para reflexionar en las diferentes maneras en que el cristianismo  protestante se expresa en nuestros días. Existe un amplio espectro de interpretaciones de hacia donde se dirige o no o bajo que circunstancias; tantas interpretaciones hay como cristianos, protestantes, evangelicos, emergentes, post-evangelicos, post-modernos, conservadores o fundamentales existen.

Para algunos el mundo y la iglesia estan entrando en franca decadencia, otros pueden ver en ambos un creciente desarrollo, otros mas, en contraste, ven la decadencia de uno y el florecimiento del otro. Es evidente que la visión que cada quien tiene de su entorno depende en gran medida de lo que cada quien viene siendo. Y digo ‘viene siendo’, porque la dinámica de la vida tiene la virtud de construirnos y deconstruirnos de forma permanente a cada paso que damos.

En todo ello, sigue siendo de nuestro interés poder aportar nuestro grano de arena en una visión del mundo en la que podemos creer que el reino de Dios se ha acercado. Que es posible manifestar aquí y ahora las virtudes de Aquel que nos llamó de las tinieblas a Su luz admirable. que la Gracia Divina sigue siendo el único medio por el cuál podemos acceder a una nueva vida, a una tierra promisoria en la que todos podemos ser perfeccionados para el bien común.

Por aquí seguiremos, con apuntes breves sobre la cotidianeidad, y las noticias que nos muevan la mirada hacia el prójimo, hacia nuestro entorno vital, el que podemos mejorar y transformar tanto como sea posible, con la ayuda de lo Alto.

 

 

 

 

→ 1 CommentTags: REFLEXION

Audio. Harold Segura, Dios Sociedad y Violencia

September 19th, 2010 · 11 Comments

La importancia de crear una Cultura de Paz es cada vez más necesaria en nuestros países, empezando por el hogar: Dios, Sociedad y Violencia Una necesaria y valiosa reflexión de Harold Segura respecto al pasaje bíblico de Caín y Abel. Tema impartido en Comunidad Bautista Jireh en Monterrey, N.L.

Da click en el enlace para descargar:

Dios, Sociedad y Violencia, Harold Segura

 

→ 11 CommentsTags: Uncategorized

Frases de la Semana 80

February 12th, 2010 · 14 Comments

Algunas frases de Gilbert Keith Chesterton :

La iglesia nos pide que al entrar en ella nos quitemos el sombrero, no la cabeza.

Lo más increíble de los milagros es que ocurren.

Los enigmas de Dios son más satisfactorios que las soluciones de los hombres.

Cuando se deja de creer en Dios, enseguida se cree en cualquier cosa.

→ 14 CommentsTags: Uncategorized

Año Nuevo, ¿Vida Nueva?

December 23rd, 2009 · 18 Comments

Es común que al finalizar un año e iniciar el siguiente se promueva un momento de reflexión y autoevaluación en miras a definir expectativas y la planeación del año que viene.

En mi caso particular tengo un par de años que no realizo ese ‘autobalance regenerativo’ al iniciar el nuevo año. Considero que es impráctico tener una ‘medición’ de mi persona en una ‘frecuencia anual’ como si fuera un mero asunto empresarial de tipo fiscal con un balance de ingresos-egresos-utilidad bruta. Como si acaso la vida fuera un sistema de universo que pudiera controlarse bajo ciertas formulas o coordenadas específicas que quizá resulten en una gráfica que indique la ‘progresión’ de nuestra vida .

Es decir, en cierto sentido me parece saludable que se pueda tener una reflexión de esta naturaleza por lo menos una vez al año, es mejor que nada, pero en mi experiencia personal es difícil tener los ‘hilos conductores’ de mi vida como si fuera una marioneta que requiera calibración y mantenimiento general de forma anual.

La Vida, Ay la Vida -como alguien más ha dicho-, es tan singular y tan cambiante que sería impreciso creer que con algunos ajustes anuales podamos llegar al recaudo esperado. Y menos si pensamos que la mayoría de los propósitos de fin de año que la gente realiza es una suerte de lista de buenas intenciones de tipo genérico: bajar de peso, pasar mas tiempo con la familia, realizar los proyectos personales, comer más saludablemente, etc, etc.

Sin duda que hay algunas variables que en algún modo podemos considerar rectoras en nuestra vidas como por ejemplo: nuestra relación con Dios si es que acaso la tenemos, nuestra relación de pareja o matrimonial, la relación con nuestros hijos, nuestra situación laboral, nuestra situación de salud. Pero aún en ello, puede resulta bastante impreciso definir un estándar de medidas  apropiadas como si fuera preparar la leche para la toma del bebé.

Es lógico entender que en nuestra forma de cultura tengamos la tendencia a intentar medir la vida en partes proporcionales: la parte de Dios aquí, la parte familiar acá, la parte laboral allá, y esta es mi parte personal, como si la interacción con las otras partes de nuestra vida fuera definida como una gráfica tipo pastel que pueda evaluarse en un balance de resultados de tipo casi matemático, científico.

¿No será esta forma un tanto esquizoide de fragmentar las áreas de nuestra vida la misma causa de los desordenes que deseamos corregir? Pienso que es muy probable que sí.

Contrario a lo que pudieras pensar no voy a escribir a continuación el nuevo y último método para hacer de tu vida lo que tu deseas que sea. Creo que ese es parte del problema que nos aqueja en este tiempo. La mayoría de las veces la gente desea fórmulas hechas, estándares que funcionen para todos y puedan aplicarse ’sin receta’ para su vida sin complicaciones adicionales. No es de extrañar cuando observamos que el modelo socio-económico en el que vivimos nos coacciona hacia esa tendencia.

Me parece que esta mentalidad de tipo reduccionista ha impedido ver la interrelación o más bien la relación intrínseca que existe entre todas las áreas de nuestra personalidad, las que son tan indivisibles como los somos nosotros mismos en espíritu, alma y cuerpo. En cierta forma parece hasta posible que pudieramos mecanizar nuestros comportamientos y actitudes para provocar o lograr el resultado esperado. En todo ello, es posible que por tratar de vivir de acuerdo a ciertos parámetros y metas estandarizadas de vida hayamos olvidado lo más importante de todo, vivir, simplemente vivir.

Por otro lado, quien puede decir ahora, al tratar de hacer un balance de nuestra vida que efectos podrán tener las cosas que calificamos como ‘buenas’ de este año y las que calificamos como ‘malas’. Es razonable que pensemos que tener una nueva casa sea lo mejor del año, u obtener un ascenso, o que perder el empleo sea lo peor. Sin duda que aquello que incrementa nuestra comodidad física será evaluado como algo mejor y lo que lo decrece sea considerado lo peor. Si lo pensamos despacio veremos que es una expectativa bastante hedonista de la vida. Por otro lado tampoco quiero mover el péndulo ideológico hacia una mentalidad estoicista, martirizada , sino a que no vivamos sujetos a ellas, a ninguna de las dos.

Dios nos creo de una forma única y especial, y actúa en nosotros con las múltiples formas de su gracia que si lo pensamos quedamente es paradójico que tengamos la tendencia a simplificar y a reducir en parámetros tan primarios los aspectos más importantes de nuestra polifacética vida. Es evidente que al Intentar medir la vida en parámetros de tiempo tan amplios como un año, dejamos reducido al polvo aquellos abundantes aspectos cotidianos que en verdad son los que la nutren constantemente. Situaciones tan momentáneas que pueden llegar a ser olvidables en el lapso de un año, pero que, sin embargo, en su calidad y frecuencia cotidiana tienen un gran peso específico en nuestra impresión y percepción de nuestra felicidad y sufrimiento.

La progresión en la búsqueda de estándares de vida mejores -desde el punto de vista de nuestra comodidad- quiza no es despreciable, pero lo será en la medida que perdamos de vista aquello para lo cual deseamos lograrlo. En palabras mas prácticas, lo importante no es solamente hacia donde nos dirigimos, sino en que forma vamos caminando hacia allá.

Creo que lo más valioso de este trayecto temporal que llamamos vida no es si cumplimos metas o propósitos más altos o más bajos, sino que en cada uno de ellos podamos apreciar las múltiples formas en las que Dios se permite acompañarnos, una vida de relación con El que no depende de las posesiones o de las circunstancias, que es perennemente incondicional, para vivirla, de ser posible, en compañía de aquellos que amamos y nos aman. Y no solo de nosotros sino de vivirla también con aquellos que le necesitan en todas los aspectos que El siempre hace falta.

→ 18 CommentsTags: Uncategorized